¿Cómo Funciona la Iridología?

El iris del ojo es como una pantalla viviente que va marcando las alteraciones que sufre interna y externamente el cuerpo y es capaz de marcar y dejar grabado todo lo que le va ocurriendo, excepto los procedimientos quirúrgicos realizados bajo anestesia. Por la observación del iris, el terapeuta es capaz de determinar las diferentes etapas de la enfermedad, ya sea aguda, crónica o degenerativa.

Dentro de la medicina natural, el método predilecto de diagnóstico es la iridología o examen del iris por su precisión para marcar alteraciones en el cuerpo de los seres vivos.

Para poder hacer este diagnóstico y obtener información, se requiere de preparación y basta experiencia para interpretar las diferentes alteraciones que se marcan en el iris que es la parte coloreada del ojo y que son signos de ciertos trastornos o alteraciones en el organismo.

Si usted observa detenidamente con una lupa y luz adecuada los ojos de una persona, encontrará algunos signos en el iris que puede ver como anomalías en el color, manchas, cavidades y relieves, pero estas alteraciones no significan que se han formado necesariamente a consecuencia de enfermedades, algunas de ellas están presentes desde el nacimiento y persistirán durante toda la vida de la persona.

Lo que si puede observar es que estas alteraciones están marcando los puntos débiles del organismo y la predisposición que puede tener la persona a ciertas enfermedades. Esta es la razón de que en la iridología se puede detectar el órgano que puede tener problemas antes de que lo manifieste y prevenir un problema o enfermedad por medio de la terapéutica natural.

En la iridología, el iris se divide en 12 sectores como las horas de un reloj y en 6 anillos concéntricos para marcar el lugar que ocupa cada órgano en cada uno de los ojos.

Los signos más conocidos en la iridología son las manchas toxínicas manifestado por la densidad del iris, las manchas residuales que son los signos de los órganos y las coloraciones alteradas.

Con la iridología se pueden descubrir los desequilibrios del organismo que se manifiestan por medio de manchas, líneas y decoloraciones. Las anormalidades funcionales y orgánicas se pueden ver en el iris mucho antes de que se manifiesten en forma de síntomas (por ejemplo, la tuberculosis se ve mucho antes de que se pueda hallar en el esputo al Bacilo de Koch, y casi al mismo tiempo que se la detecta por medio de los Rayos X).

El consumo de drogas o medicamentos no se eliminan totalmente del cuerpo y se van acumulando en los tejidos causando a la larga enfermedades crónicas, estos depósitos de drogas o medicamentos se marcan en el iris, lo mismo que las debilidades del individuo ya sean congénitas o hereditarias y por supuesto, los malos hábitos de salud.

Es por estas bondades que la iridología es un método no invasivo que nos permite reconocer las debilidades del cuerpo para prevenir futuras enfrmedades.

La mala nutrición también ocasiona enfermedad y se ve en el iris. También se pueden observar las disfunciones de las glándulas, el estado del sistema digestivo, los sistemas nerviosos autónomo y cerebroespinal, las inflamaciones y congestiones, los defectos estructurales del esqueleto y músculos, la anemia, catarros y acidez o alcalinidad.

En el momento en que en cualquier parte del cuerpo hay una irritación, los nervios aferentes estimularán un envío súbito de sangre que producirá inflamación y luego congestión, que se transmite por estímulos reflejos al correspondiente sector del iris. Así funciona la iridología.