El Verde es Vida ¡Hazlo Licuado!

El concepto del licuado verde es relativamente nuevo y se deriva de la necesidad de consumir más vegetales verdes en la dieta humana. Si comparamos la dieta humana con la dieta del chimpancé, que es la criatura que Dios creó más parecida el ser humano, pues compartimos un 99.4% de las características del ADN, veremos que los chimpancés consumen cantidades mucho más grandes de vegetales de hoja verde y mucha más fruta que nosotros.

Es fácil aumentar la cantidad de fruta en la dieta, debido a que las frutas son tan apetitosas. Sin embargo aumentar la cantidad de hojas verdes en la dieta es comúnmente mucho más difícil. Aparte de esto, está el problema de que en nuestra era moderna y debido a nuestra dieta moderna tan deficiente de fibra vegetal, los seres humanos hemos perdido la habilidad de masticar los vegetales verdes de manera que se absorban bien sus nutrientes. Solemos comerlos cocidos o guisados, lo que hace que se pierda gran cantidad de su valor nutritivo.

Los licuados verdes son una buena manera de consumir más vegetales verdes de forma apetitosa. Por lo general no se recomienda consumir frutas y vegetales juntos ya que no se digieren bien, sin embargo al licuarlos (o al pasarlos por un extractor de jugo), el proceso de digestión se facilita grandemente ya que la fibra ha sido fragmentada (o extraída en el caso del jugo). De hecho los licuados verdes podrían ser de gran ayuda para la digestión debido a su gran valor nutritivo y fácil absorción. Las personas que sufren problemas digestivos se benefician mucho después de uno o dos meses consumiendo licuados verdes todos los días.

Lo mejor de los licuados verdes es lo fácil que es prepararlos. Simplemente ponga su fruta o frutas favoritas en una licuadora (entre dos a cuatro frutas) y una a dos tazas de hojas verdes, como espinaca, acelga, lechuga de hoja oscura, col rizada, etc. Agregue la cantidad de agua necesaria para licuarlos, o más si desea que el licuado sea menos espeso. Licue hasta que todo esté bien molido ¡y listo! Si quiere que el licuado sea más dulce agregue más fruta, si lo quiere menos dulce agregue menos frutas o más hojas verdes. La mejor fruta para usar como base son los plátanos, especialmente cuando están bien maduros. Éstos se pueden combinar con otras frutas para variar el sabor.