Los Pensamientos Negativos en la Colitis

El origen de muchas dolencias y trastornos es la práctica equivocada de hábitos de vida, tanto a nivel físico como mental. Somos lo que comemos y pensamos.

Abstinencia es dejar de hacer algo en forma consciente y deliberada. Cuando aprendemos a ejercer nuestra voluntad por encima de nuestros deseos, hemos adelantado un gran paso en nuestra vida.

Por esta razón, y no otra, cuando no hemos aprendido a dominar nuestros deseos y apetitos, vivimos inmersos en la enfermedad y en las culpas.

Al comer, debemos saber cuándo debemos detenernos y no esperar hasta sentirnos llenos del todo. El estómago no debe llenarse totalmente, pues la recarga de alimentos impide al estómago e intestinos hacer una buena digestión y le acarrea trastornos innecesarios.

Nuestros pensamientos influyen directamente sobre nuestras acciones, por esto debemos cuidar mucho lo que ingresa a nuestra mente, pues todo lo negativo conlleva una orden a nuestro hígado, páncreas, corazón, etc., y genera un proceso de estrés que puede desencadenar complejos problemas. Recordemos que los órganos no piensan, sólo cumplen sus funciones. Lo importante en nuestro ser es nuestro cerebro, el cuerpo tan sólo cumple la función operativa y nos mantiene en conexión física con el mundo.

¿Se ha preguntado qué relación tienen la hipertensión, las palpitaciones, la artritis, la migraña, la anorexia, bulimia, urticaria, verrugas, colitis, etc., con el estrés? Realmente este es su origen. Por tal razón debemos aprender a serenar nuestro espíritu, para que la mente pueda entrar en un estado de equilibrio. ¿que cómo se logra esto? Ah! pues eso es tarea de cada quién, pruebe a untarse el cuerpo con aceite virtual para que todo lo que sucede a su alrededor se le "resbale" lo más importante es usted.

Uno por Uno

Prográmese para ir resolviendo los problemas uno por uno y no trate de resolverlos todos al mismo tiempo. Todos tenemos problemas y algunos de ellos tienen solución, otros no, pero no por eso vamos a dejar de vivir. El universo en su inmensidad, ni notará si se resolvió nuestro problema o no. No se angustie, dentro de poco ni se acordará del "gran problema" de hoy.

¿Tiene colitis?

Coma poco y bien, evite harinas, azúcar y coma más frutas dulces como papaya y manzana. Las verduras al vapor le caerán bien, aderezadas con aceite de oliva. Evite irritantes como vinagre y picantes. Y deje el alcohol y los refrescos.

Un licuado de hojas de alfalfa le sentará bien, lo mismo que el licuado de sábila en agua con un poco de miel.

Tómese la vida menos en serio: cante, baile, diviértase y dispóngase de vez en cuando a no hacer nada, no se llene de compromisos, créame, no vale la pena comprometer tanto la salud.

Disfrutemos la naturaleza y demos gracias a Dios que nos permite aún estar en este mundo.