La Inteligencia del Reino Vegetal

Una de las razones que se aducen para mantener una alimentación vegetariana, es el principio de no tener que matar a un animal para comer su carne, en la lucha por preservar la vida. Y aunque damos por hecho que las plantas están vivas, no les concedemos el mismo grado de inteligencia que el de un animal que se da cuenta de que lo van a matar, siente miedo, sufre y se aterroriza ante el matancero.

Sin embargo, los especialistas en biología siguen descubriendo en la naturaleza compleja de las plantas, evidencias contundentes de la inteligencia de las plantas que son capaces de comunicarse y desarrollar acciones tendientes a preservar su vida, de manera similar a como lo hacen los animales, es decir, tienen instinto de supervivencia también.

Si bien, estos descubrimientos irían en contra de los vegetarianos estrictos, que como dijimos, insisten en que el asesinato de animales para comer debe evitarse y sin embargo locos de contento consumen verduras y plantas ignorando el sufrimiento de estas al ser tronchadas para terminar en un plato de ensalada.

Las plantas son sumamente sensibles a los cambios de ambiente, y lo vemos al cambiar de lugar una planta de nuestro hogar, a veces ?no les cae? la nueva ubicación y debemos regresarla a su lugar anterior antes de verla morir.

La inteligencia de las plantas llega a desarrollar los mejores recursos para conservar su vida y son capaces de enviar señales químicas. Las plantas son capaces de escuchar, hablar, ver y sentir y desde su naturaleza, han desarrollado los mismos sentidos que nosotros los humanos y los animales.

Muchas plantas son capaces de espantar a sus depredadores para sobrevivir, liberando substancias químicas u otros medios de disuasión para evitar que la coman algunos insectos. Este mecanismo funciona de la misma manera que lo hace nuestro sistema inmunológico al liberar anticuerpos para evitar infecciones o enfermedades. También, las plantas son capaces de identificar a plantas que pueden competir con ellas por el espacio de tierra, aire y luz y adaptan sus pautas de crecimiento desde esta perspectiva.

Los científicos investigadores han analizado las respuestas de algunas plantas ante sus depredadores y han podido comprobar que en menos de veinte minutos una planta puede producir a partir del bióxido de carbono de la atmósfera, un compuesto químico que ahuyente a una oruga que pretende convertirla en su cena. Las plantas también son capaces de enviar señales de auxilio, atrayendo a los depredadores de sus depredadores para que se los quiten de encima y de esta manera salvar su propia vida.

Estas son sólo algunas de las formas identificadas en que las plantas se comunican con el mundo circundante para sobrevivir.

Ahora lo sabemos, tanto las plantas como los animales que están en este planeta, usan su inteligencia para defenderse de los seres que amenazan su vida. Como seres humanos poseedores del más alto grado de inteligencia, nos toca hacer la elección entre sobrevivir alimentándonos de plantas o de animales, o de ambas cosas.