Pectina Cítrica Vs Metales Pesados

La pectina cítrica modificada es una forma de pectina cítrica compuesta de cadenas de carbohidratos más pequeños.

La pectina es una substancia que ocurre en forma natural y se encuentra en las paredes de las células de la mayoría de las plantas. Es un derivado de la pulpa de las frutas cítricas, tales como naranjas, toronjas, limones y manzanas. Es un polisacárido de cadena larga. Fue identificada en 1825.

Varios investigadores habían intentado encontrar un proceso para alterar la pectina y crear un complemento alimenticio que permitiera al cuerpo beneficiarse de sus varias propiedades promotoras de la salud. Afortunadamente en tiempos recientes, los científicos han podido usar modificaciones en la temperatura y el pH para romper las cadenas largas, enramadas de polisacáridos en longitudes más cortas, no-enramadas de moléculas de fibra soluble que se disuelven fácilmente en el agua.

En la actualidad, los metales pesados están en todas partes. Desde el cadmio en el humo de los cigarros y en el agua, el mercurio en el pescado y amalgamas dentales, el aluminio en los alimentos enlatados, alimentos cocinados en batería de cocina de aluminio y el plomo en las pinturas y pesticidas, los metales pesados penetran nuestro aire, agua, tierra y alimentos. Cada vez son más los médicos que reconocemos que la toxicidad por metales pesados es una causa subyacente importante de muchas enfermedades degenerativas crónicas. Aunque es casi imposible eliminarlas del medio ambiente, podemos sacarlas continuamente de nuestro organismo.

Entre los problemas de salud en los que están involucrados los metales pesados se encuentran la arteriosclerosis, la hipertensión arterial, la esclerosis múltiple, enfermedades inmunológicas y el sobre crecimiento de la Candida albicans. La evidencia ha demostrado que muchas mujeres con infecciones crónicas y persistentes por esta levadura, sufren de altos niveles de mercurio. La pectina cítrica modificada se puede enlazar al mercurio en los intestinos y en el torrente sanguíneo y lentamente ayuda a eliminarlo.

Existe investigación que ratifica la efectividad de la pectina cítrica para quelar metales pesados y removerlos del cuerpo. Por ejemplo, en un estudio, a un grupo de trabajadores con una exposición ocupacional de plomo, se le dio como complemento nutricional una preparación de pectina con una dosis de 3 gramos diarios. Tomaron la pectina cítrica durante un mes y tuvieron una excreción incrementada de plomo. Los autores sugieren que la gente que tiene una exposición continua al plomo debería tomar cursos regulares de pectina cítrica para reducir su carga tóxica.

Como ya lo mencioné, uno de los efectos más importantes de la pectina cítrica modificada es en la aplicación para mitigar los peligros a la salud a causa de los metales pesados tóxicos. La terapia de quelación es un proceso químico en el cual se usa una substancia para ligar moléculas tales como los metales pesados y los retiene fuertemente para que puedan ser removidos de nuestro organismo.

La terapia de quelación usando pectina cítrica modificada se hace vía oral y puede ser administrada fácilmente como un complemento nutricional.

Un estudio piloto evaluando los efectos quelantes de la pectina cítrica modificada proveyó evidencia de que la pectina cítrica modificada aumenta significativamente la excreción urinaria de metales tóxicos. En un estudio publicado en el año 2006, a cierto número de individuos se les dio pectina cítrica modificada diario. Se recolectaron muestras de orina de 24 horas y se analizaron para buscar elementos tóxicos. Los investigadores reportaron que aumentó significativamente la excreción urinaria de arsénico, mercurio, cadmio y plomo desde el primer día de tratamiento con pectina cítrica modificada. Es importante enfatizar que no se vio un incremento en el análisis de orina de los minerales esenciales como el calcio, el zinc y el magnesio, indicando que el tratamiento con pectina cítrica modificada no elimina a estos nutrimentos.

En otro reporte de un estudio, a 5 pacientes con diferentes padecimientos se les dio pectina cítrica modificada hasta por 7 meses. Cada uno tuvo una disminución gradual de la carga total de metales pesados, lo cual, se cree jugó un papel importante en la recuperación y mantenimiento de los pacientes. Los pacientes tuvieron una disminución promedio de 74 % en los metales pesados tóxicos después del tratamiento. Los autores reportan que esta es la primera documentación conocida de evidencia de una posible correlación de resultados positivos clínicos y una reducción de la carga de metales pesados tóxicos usando pectina cítrica modificada (Eliaz I, Weil E, Wilk B. Integrative medicine and the role of modified citrus pectin/alginates in heavy metal chelation and detoxification five cases reports. Forsch Komplementmed. 2007 Dec;14(6):358-64).

La toxicidad por el plomo es una preocupación a nivel mundial y los efectos a largo plazo de la exposición al plomo en los niños son especialmente problemáticos. Un estudio piloto realizado en el año 2008 en China buscó a ver si la pectina cítrica modificada podría mitigar la toxicidad del plomo en niños con niveles sanguíneos altos de plomo. A siete niños hospitalizados con niveles tóxicos de plomo, se les administró vía oral la pectina cítrica modificada. Se realizaron análisis tanto en sangre como en orina en diferentes días. Dos pacientes fueron dados de alta después de 2 semanas, 3 pacientes fueron dados de alta 3 semanas después y 2 pacientes fueron dados de alta 4 semanas después; cuando sus niveles de plomo sanguíneo habían caído debajo del criterio (Zhao ZY, Liang L, Fan X et al. The role of modified cirtus pectin as an effective chelator of lead in children hospitalized with toxic lead levels. Altern Ther Health Med. 2008 Jul;14(4):34-8).

Uno de los acontecimientos que motivó la búsqueda de un método sencillo, natural y al mismo tiempo efectivo, fue el accidente de la explosión de la planta nuclear atómica en Chernóbil. Después del accidente, muchos científicos comenzaron a buscar afanosamente una forma de eliminar los metabolitos de la radiación. Así que algunos científicos pensaron en la pectina por sus capacidades superiores de enlazarse. Lo impresionante fue que estudio tras estudio demostró que la pectina remueve substancias tóxicas como plutonio y estroncio de los intestinos de las personas expuestas a la radiación. Al eliminar las toxinas del intestino, la pectina cítrica modificada previene que estas substancias tóxicas pasen a la circulación sanguínea y de ahí a los tejidos de nuestro cuerpo.

Una de las cosas que he aprendido a través de todos estos años de experiencia en mi práctica médica integrativa es sobre la indiscutible relación que existe entre la toxicidad y las enfermedades. He visto una y otra vez la conexión entre las toxinas ambientales y los padecimientos crónicos. La intoxicación por cualquiera de las miles de substancias tóxicas que podemos encontrar en el aire, la tierra, el agua y nuestros alimentos, tiene la capacidad de actuar como un factor contribuyente mayor en cualquier problema de salud. Puede ser desde una depresión hasta problemas inmunológicos. Por eso, considero que solamente a través de una efectiva desintoxicación podemos recuperar la salud en la mayoría de los pacientes severamente enfermos.

Cada vez hay más científicos que ven a los insecticidas y a otros contaminantes ambientales como una causa subyacente de muchas enfermedades crónicas, así que seguramente el uso de la pectina cítrica se expandirá dentro del cuidado a la salud.

Según los últimos encuentros científicos, se cree que la habilidad de la pectina cítrica para quelar los metales tóxicos surge de una pectina de bajo peso molecular que contenga rhamnogalacturonano, del cual se sabe que se enlaza selectivamente a los metales pesados con una fuerte afinidad. En consecuencia, estos complejos metal-pectina son eliminados en la orina (Eliaz, I., et al. The effect of modified citrus pectin on urinary excretion of toxic elements. Phytotherapy Research. 2006).