Spa en Casa

Acudir a un Spa para un tratamiento de belleza, es una delicia y toda una experiencia placentera, sin embargo, no siempre esto es posible. Sin embargo, es posible darle a nuestra piel un tratamiento con resultados espectaculares, con algunos faciales caseros que anotamos aquí.

Los ingredientes que necesitamos son tan comunes que seguramente los tienes en la alacena, en el botiquín o los consigues en el súper. Prepara tu rostro con una limpieza rápida y elabora tu mascarilla en minutos.

Leche de Magnesia
Para la piel grasosa, nada absorbe mejor la grasa que la leche de magnesia simple. Sólo aplícala sobre la piel del rostro, frotando suavemente y déjala secar y después enjuaga con agua tibia.

Avena
Perfecta para piel normal o mixta. Necesitarás un huevo, media taza de hojuelas de avena y una cucharadita de aceite de oliva. Mezcla todo, úntala sobre la piel del rostro, déjala actuar por 15 minutos y enjuaga. La avena o sólo sirve como exfoliante sino también absorbe el exceso de grasa de la piel. El huevo cierra los poros, suaviza y tonifica la piel, mientras que el aceite de oliva ofrece un suave efecto humectante.

Aspirina
Para piel proclive al acné / Piel envejecida. Necesitarás 5 ó 10 aspirinas, agua (opcional), pulpa de sábila o yogurt. Tritura las aspirinas y mézclalas con tantita agua para formar una pasta que mezclarás con un poco de la pulpa de la sábila y con un poquito de yogurt. Aplica sobre la piel del rostro hasta que se seque y retira con agua tibia. Los resultados son asombrosos. Después de un tiempo elimina las cicatrices y manchas del acné. Mejora la textura de la piel avejentada.

Miel
Especial para piel reseca. Necesitarás una cucharada de miel de abeja, una yema de huevo y aceite de oliva. Bate el huevo, añade el aceite y mezcla bien. Agrega la miel con una cuchara caliente y bate. Unta la mezcla sobre la piel del rostro, déjala actuar por 15 minutos y luego enjuaga. La miel es un humectante e hidratante natural que suaviza la piel. También es un potente antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres que envejecen la piel. Para terminar, aplica una fina capa de aceite de oliva si aún se siente reseca la piel.