Tratamiento Integral de la Obesidad

A pesar de la gran disponibilidad de información nutricional que existe en los libros, en la escuela, en consultorios, internet, revistas y demás, el consumo de comida chatarra o rápida sigue siendo uno de los problemas más grandes que obstaculizan el combate de la obesidad. Si a esto le agregamos la vida sedentaria en que la gente vive sentada la mayor parte del día, entonces se acelera este efecto que tiene repercusiones graves en la salud.

El consumo de alimentos inadecuados, la falta de actividad física y la poca preocupación de la persona por sus incontables hábitos nocivos, como beber alcohol casi a diario, fumar, desvelarse un día sí y otro también, el estrés a que nos somete la vida laboral y familiar, agregándole factores externos como la inseguridad y la economía, etc. no es de sorprender que la obesidad esté adueñándose de la situación como efecto visible de todas estas situaciones.

¿Qué es la obesidad?
La obesidad es una enfermedad crónica que se caracteriza por el almacenamiento excesivo de tejido graso en el organismo, desequilibrio que se relaciona principalmente con factores biológicos, socioculturales y psicológicos.

Entre los efectos más nocivos de la obesidad pueden contarse:
- Hipertensión arterial.
- Enfermedad cardiovascular.
- Dislipidemia. (colesterol y triglicéridos)
- Diabetes tipo 2.
- Falta de agilidad y habilidad corporal.
- Endurecimiento de las arterias.
- Apnea del sueño.
- Síndrome de hipoventilación.
- Osteoartritis.
- Infertilidad.
- Hipertensión intracraneal idiopática.
- Mala circulación.
- Várices y celulitis.
- Reflujo gastroesofágico.
- Incontinencia urinaria de esfuerzo.

La obesidad es un problema que se presenta tanto en niños como en adultos y que se acentúa después de los 35 años de edad. Tome en cuenta de que las personas hipertensas, diabéticas, o con colesterol elevado por lo general son obesas.

Tratamiento Integral

DIETA
Seguir una dieta equilibrada es fundamental y se seleccionará tomando en cuenta la edad, el estado general de salud, la actividad física, etc, de la persona para que sea lo más eficaz posible. Sin embargo, para bajar de peso hay ciertas normas generales que sin duda se deben seguir:

- Eliminar el consumo de comida chatarra (refrescos, nieves y fritos), que son altos en grasas saturadas, azúcar y sal y que no contienen nutrientes.

- Evitar el consumo de azúcar blanca y productos que la contienen como refrescos, galletas, pasteles, dulces, chocolates, nieves, etc. El azúcar blanco no tiene prácticamente ninguna propiedad alimenticia y, además desencadena una serie de desarreglos y desequilibrios en el organismo, es uno de los principales responsables del sobrepeso. La idea de que el azúcar es indispensable porque es fuente de energía es totalmente errónea. El azúcar que es realmente benéfica y nutritiva para el cuerpo, es el azúcar natural de las frutas.

- Evitar el consumo de productos embutidos y carnes animales, las cuales son altas en grasa saturada. Si se va a consumir carne, se debe evitar freirla, y consumirla al horno o asada junto con una abundante ensalada fresca.

- Incluir diariamente agua pura (al menos 2 litros diarios), té de hierbas entre comidas, jugos de vegetales frescos y productos como la soya, requesón, tofu, germinados, nueces, etc.

ALGAS
Entre las hierbas que se usan para bajar de peso está el alga fucus que puede prepararse hirviendo durante 15 minutos en un litro de agua, 20 gramos del alga cortada en trocitos. Se cuela tibia o caliente porque al enfriarse toma consistencia de gelatina y se toma una taza antes de cada comida o en cucharadas repartidas durante todo el día.

Se le puede agregar unas gotitas de jugo de limón para darle mejor sabor. No se endulza. Prepara este te diariamente y elimina el sobrante, no lo guardes para el otro día. El alga espirulina se usa de la misma manera.

ACTIVIDAD FÍSICA:
Es indispensable hacer ejercicio, ya que se fomenta la circulación, elemento indispensable para ayudar a oxigenar y nutrir tejidos, células y órganos. La buena circulación evita que se acumulen desechos tóxicos en el cuerpo y da movimiento saludable a los intestinos, de manera que estos pueden evacuar sustancias tóxicas y venenosas, así como grasas innecesarias y nocivas.

HÁBITOS:
-El estilo de vida equivocado, responsable de la obesidad.
- Pasar mucho tiempo sentado o llevar una vida sedentaria.
- Comer desordenadamente, picar entre comidas, y evitar ?comer algo? nada más para llenarse.
- Comer porque se siente uno ansioso, nervioso o preocupado.
- El estrés mental y el descanso insuficiente.



FACTOR EMOCIONAL:
La energía emocional es un factor de gran influencia en las personas obesas así como en toda enfermedad. Una de las raíces emocionales del peso excesivo radica en que la persona afectada podría estar huyendo de lo que siente, se siente insegura o se rechaza a sí misma. También podría ser síntoma de que la persona tiene deseos profundos de realizarse. Este es un factor que debe tomarse en cuenta, pues si se hacen dietas y se toman productos sin atender este aspecto, entonces el cuerpo tenderá a engordar con cualquier cosa.

Es bueno buscar lecturas que lo hagan a uno contactar con lo que siente y a sentirse seguro de sus emociones, para poder realizarse a partir de ellas, en lugar de encerrarse en ellas.

La obesidad puede tratarse en casa. Aún en los casos más severos, cuando hay voluntad y apoyo, la persona puede llegar a recuperar su peso y talla normal, siguiendo estos lineamientos y, si así lo requiere, buscando la guía de un especialista.