Revista Mundo Natural
 
 

Dime tu Tipo de Sangre y te Diré lo que Debes Comer


foto


La teoría de los Dres. D?Adamo, es una forma de comer o estilo de vida, individualizada y preventiva, orientada a mantenernos saludables y longevos, pero sobre todo en un peso estable, apropiado a nuestra genética.

En momentos en que la humanidad parece haber extraviado la forma sana de comer, y que el sobrepeso y la obesidad son las amenazas constantes como engendradores de enfermedades, nos enfrentamos también a la corriente cultural de adorar la delgadez, que parece ser inalcanzable para el 80% de la población.

En la actualidad, todos estamos conscientes de que nos urge llevar una dieta adecuada para controlar nuestro peso y a pesar de tener más o menos claro lo que debemos comer, volvemos a caer una y otra vez en la confusión.

Si usted ha intentado llevar una alimentación vegetariana, macrobiótica, alta en proteína y baja en carbohidratos, alta en carbohidratos y baja en grasa, etcétera, etc., sabe de lo que estamos hablando, la variedad de dietas recomendadas crece día y a día y aún los expertos en nutrición, no se ponen de acuerdo en la mejor dieta, claro está, porque no existe un único plan dietético que beneficie a todos por igual.

Con esta premisa, dos médicos naturópatas, padre e hijo, los doctores D´Adamo, diseñaron después de años de investigaciones y estudios, un sistema sencillo que determina los alimentos adecuados para cada persona.

La historia del doctor James (padre) inicia en 1957 en Europa, siendo responsable de varios Spas de salud, se percata de que la dieta estrictamente vegetariana y baja en grasas no tiene el mismo efecto en todos los pacientes.

Partiendo de que la sangre es la encargada de llevar nutrientes a las células y órganos del cuerpo, durante cuatro años, se dio a la tarea de estudiar a cada uno de sus pacientes según su tipo de sangre y descubrió que cada uno de los cuatro grupos sanguíneos reaccionaba en forma distinta a los tipos de alimentos y a los tipos de actividad física.

En 1980, James publico sus observaciones sobre patrones de dieta y ejercicio para cada tipo sanguíneo en su libro titulado: 'One Man?s Food'

Dos años después, su hijo Peter que cursaba el último año de la carrera de Naturopatía comprobó la teoría de su padre por medio de investigación objetiva. Recolectando más de 1000 artículos científicos sobre tipo sanguíneo y su relación con enfermedad, bioquímica, nutrición y antropología. En el laboratorio, probó cada reacción a los alimentos comunes en cada tipo sanguíneo, recomendando y aplicando la dieta a más de 4000 pacientes. Esto dio la pauta para determinar no solo el tipo de dieta para cada individuo, y su régimen de ejercicio sino también tomar en cuenta su tipo sanguíneo para determinar su eficiencia metabólica, niveles de energía, respuesta emocional a grados de estrés así como susceptibilidad a varias enfermedades. Siguiendo este plan por tipo sanguíneo, los pacientes logran: combatir serios problemas de salud, evitar virus comunes e infecciones, disminuir el deterioro celular que acompaña al envejecimiento y perder peso, mientras el cuerpo va eliminando toxinas y grasa de manera natural. Sus resultados generaron un gran interés durante la Convención Anual de la Asociación de Naturopatía en 1989.

¿Cómo funciona este método?
Lo que este método propone es la elección de determinados alimentos según el grupo sanguíneo. Al determinar que cada grupo sanguíneo se beneficia o perjudica según el consumo de ciertos alimentos. El Dr. D´Adamo explica que cada grupo sanguíneo tiene una determinada función inmunológica en el organismo, por lo que consumir los alimentos adecuados para cada tipo de sangre es de gran ayuda para reforzar y mantener saludable nuestro sistema de defensas. Además, hay grupos sanguíneos que toleran mejor ciertos alimentos, y aquellos alimentos que toleran menos, les causan de aumento de peso, debilitan el sistema inmunológico y a la larga llevan a padecer ciertas enfermedades.

En la década de los 80s, el Dr. D´Adamo elaboró una dieta cuya clasificación consiste en el consumo de alimentos según el tipo de sangre. El listado sugiere los alimentos que se deben considerar con más atención y aquellos que se deben evitar o bajar en su consumo. La dieta es como sigue:

- Grupo O: Las personas de este grupo necesitan comer mucha carne, pescado y algunas verduras y deben evitar o reducir lo más que se pueda el consumo de maíz y los alimentos a base de trigo, como pastas y productos de panadería, así como las lentejas y frijoles. Sin embargo, este grupo sanguíneo tolera bien y puede comer alimentos de origen animal como las carnes rojas, el pollo, el cordero, el pescado, los huevos y la leche y sus derivados, siempre combinados con verduras frescas.

- Grupo A: Los del grupo A, tienen mayor disposición a seguir una dieta casi vegetariana. Necesitan consumir bastante verdura, arroz y cereales. Este grupo debe evitar o reducir el consumo de carnes, lácteos y sus derivados y los productos elaborados a base de trigo como las pastas, galletas, panes, etcétera. Lo que más favorece a este grupo sanguíneo es el consumo de vegetales frescos, ya sea en ensaladas o jugos. A este grupo sanguíneo no le favorece una dieta rica en proteína animal, pero sí con proteína vegetal como la soya. A este grupo sanguíneo, el consumo de lácteos les produce secreción mucosa en vías respiratorias. El tipo de ejercicio para este grupo, son los ejercicios de estiramiento y formas cómodas como la yoga, pero no los deportes de mucha acción.

- Grupo B: Las personas de este grupo sanguíneo requieren una ingesta de huevos y productos lácteos, pero les es conveniente evitar el maíz, el trigo (productos de panadería) y las legumbres como frijoles, lentejas, garbanzos, etc. Pueden comer sin problema carnes rojas, pollo y pescados, siempre acompañados de verduras frescas y frutas de temporada.

- Grupo AB: Estos individuos pueden comer todos los alimentos, aunque poca carne y mucho pescado. Como este grupo es una combinación de los dos anteriores, puede comer todos los alimentos que se incluyen en el grupo A y B. Pero se les recomienda que eviten o bajen el consumo de las carnes rojas y den preferencia a las carnes blancas.

Tipo O - El Cazador: es un gran consumidor de carne en gran parte gracias a que cuenta con un aparato digestivo realmente resistente. Tiene un sistema inmunológico muy activo, pero no se adapta bien a los cambios ambientales y dietéticos. La actividad física intensa le ayuda a controlar el estrés.

Tipo A - El Agricultor: es el primer vegetariano y se alimenta principalmente de los productos de la tierra. No es muy aficionado a la carne seguramente porque su sistema digestivo es delicado. Tiene un sistema inmune tolerante lo que le permite adaptarse bien a las condiciones alimenticias y ambientales. Controla mejor el exceso de estrés con actividades relajantes y ejercicios físicos de baja intensidad. La dieta vegetariana ayuda al tipo A a mantenerse en forma.

Tipo B - El Nómada: es la síntesis de la evolución de los dos grupos anteriores, por lo tanto su dieta es más equilibrada. Dueño de un sistema inmune poderoso y de un sistema digestivo tolerante, opta por elecciones dietéticas más flexibles. Es un gran consumidor de productos lácteos. Controla mejor el exceso de estrés con actividades de tipo creativo y necesita encontrar un equilibrio entre actividad física y actividad intelectual para sentirse en forma.

Tipo AB - El Enigma: es la fusión moderna de los grupos A y B. Posee antígenos múltiples, los vuelve camaleónicos, y de esta forma responde a los cambios dietéticos o ambientales. Su sistema inmune es el más tolerante de los cuatro tipos sanguíneos y al igual que el Tipo A, tiene un sistema digestivo sensible y controla mejor el exceso de estrés con actividades relajantes y ejercicios físicos de baja intensidad
Comenta este artículo:










 
 









acento.com.mx

Mundo Editorial Derechos Reservados 2014
Sitio Desarrollado por noticias de Chihuahua
Mapa del sitio | Lista de Articulos