Revista Mundo Natural
 
 

Usos del Carbón Activado


foto


Desde tiempos inmemoriales hasta la actualidad, el carbón activado se utiliza en hospitales, vehículos de emergencia y en el hogar como un antídoto eficaz contra los venenos de todo tipo.

El carbón activado es un antídoto natural muy eficaz e impresionante por sus propiedades desintoxicantes, que se expende en farmacias en forma de polvo o tabletas y no debe confundirse con el carbón que se utiliza para preparar carnes a la parrilla, ya que este desprende sustancias tóxicas y cancerígenas.

La forma en que actúa el carbón activado cuando se ingiere con propósitos de desintoxicación, es el de adsorber (no absorber), que es la atracción eléctrica de las toxinas a las superficies de las partículas de carbón. El carbón activado no se absorbe en el cuerpo y se expele vía intestinal adjunto a las toxinas que ha recogido, por eso no es de extrañar que las heces sean de color negro.

El carbón activado tiene variados usos medicinales, y uno de los más conocidos tal vez, sea el de blanqueador del esmalte de los dientes, cuando se utiliza para sustituir la pasta de dientes, pues remueve la placa dental y las manchas del esmalte, así como las bacterias de la boca. Excelente para desinfectar y limpiar la boca.

Si usted no está interesado en usar el carbón activado para fines generales o de desintoxicación de metales pesados, es conveniente tenerlo a la mano en un frasco de vidrio cerrado, para los accidentes caseros por ingestión de substancias tóxicas o picaduras de insectos venenosos, ya que es un remedio de primeros auxilios rápido de preparar, fácil de tomar y muy barato.

FORMAS DE USO

Oral: Se puede usar cada vez que lo necesite sin que resulte tóxico. Se prepara mezclando 1 o 2 cucharadas de polvo en poca agua, hasta formar una pasta en la que usted observe que el carbón está bien mojado. Luego se llena el vaso con agua y se bebe (¡No use refresco ni jugos! Recuerde que el carbón absorberá cualquier sustancia, y ello incluye azúcar, jugo de naranja, etc., y entonces ya no podrá absorber en su interior lo que le esté haciendo daño). Es mejor tomarlo entre comidas, pero si la comida es la causa de enfermedad, bébalo con ella, pero no abuse de su uso, puede provocarle síntomas carenciales, por absorber de los alimentos los nutrientes que usted necesita.

Cataplasma: Se mezcla el polvo con agua hasta obtener una pasta, que se puede mezclar con almidón. Se extiende la mezcla sobre la mitad de un trozo de tela o papel, y se dobla la otra mitad sobre ella de tal forma que quede cubierta por la tela o el papel de ambos lados. Esta cataplasma se coloca encima de la parte del cuerpo sobre la cual desea actuar. Cubra la cataplasma con un trozo de bolsa de plástico para que no se seque.

Precaución: Es mejor no aplicar el carbón directo sobre la piel en caso de cortadura o herida, pues puede quedar como un tatuaje.

USOS COMUNES DEL CARBÓN
1. Envenenamiento por drogas, medicinas o sustancias tóxicas:
- Provoque el vómito (no lo use si se consumió combustibles)
- En caso de ingestión de ácidos, neutralice con solución de bicarbonato de sodio y agua.
- En caso de cáusticos (sosa, potasa, lejías), neutralícelos con vinagre diluido en agua.
- Mezcle 1 o 2 cucharadas grandes de carbón en polvo en pequeña cantidad de agua e ingerir rápidamente.

2. Diarreas:
Tratamiento:
- Hidrate al paciente con agua de arroz o caldo vegetal. Para ello añada ½ o 1 cucharadita de sal en ½ litro de agua de arroz o agua hervida.
- Consuma 8 o 10 vasos de agua al día además de consumir el agua equivalente a las pérdidas en cada diarrea.
- Mezclar carbón de igual manera que la anterior.

3. Náuseas o vómitos:
- En adultos: 1 o 2 cucharadas grandes en ½ vaso de agua después de cada vómito.
- En niños: ½ o 1 cucharada de carbón en ½ vaso de agua. Si el carbón se vomita, administre igual dosis hasta que sea asimilado.

4. Gas intestinal o flatulencia:
- En la misma dosis antes mencionada, tome el carbón con agua cuantas veces sea necesario hasta que haya mejoría.

5. Infecciones en ojos y oídos:
- Se trata con cataplasma de carbón. Se coloca sobre el ojo u oído enfermo por 4 horas o toda la noche. La aplicación de calor favorece la acción.

6. Infecciones en piel o articulaciones:
- Se tratan con cataplasma, por varias horas o durante la noche.

7. Picadura de abejas o de mosquitos:
- Aplicar cataplasma de carbón sobre la lesión.
- En caso de que la reacción producida sea severa, cambie la cataplasma cada 10 minutos durante 1 hora. Después déjela por 8 horas o hasta que el dolor y la inflamación hayan desaparecido

8. Picadura de alacrán:
- Lavar la lesión con agua y jabón.
- Prepare un baño frío con ½ taza de carbón en 8 litros de agua y sumerja el área de la lesión durante 30 minutos a una hora.
- Seguidamente, aplique cataplasma de carbón.

9. Enfermedades del hígado:
- En pacientes con enfermedades renales o hepáticas o insuficiencia renal, use el carbón activado por vía oral, preparado de la manera ya descrita. Esto ayuda a disminuir la acumulación de toxinas en el cuerpo.
- En caso de enfermedades renales, aplicar cataplasma sobre el abdomen.

10. Dolor de muelas e infección de muela:
- Prepare pasta con polvo de carbón y agua.
- Cepillarse con esta pasta, sobre todo entre las encías infectadas y los dientes con caries.
- Deje el carbón sobre las encías durante toda la noche.
- Enjuague la boca por la mañana.
- Si hay dolor, coloque pasta de carbón en un pedazo de gasa y sitúela entre la mejilla y la muela infectada, o entre la muela y la lengua.
- En forma de enjuagues bucales y gargarismos para:
- Halitosis (mal aliento)
- Dolor de garganta
Comenta este artículo:










 
 









acento.com.mx

Mundo Editorial Derechos Reservados 2014
Sitio Desarrollado por noticias de Chihuahua
Mapa del sitio | Lista de Articulos