Ejercicios con los Dedos para Mejorar la Salud Fisica, Mental y Emocional

Las antiguas enseñanzas de los iniciados persas, quienes reunieron conocimientos esotéricos hindúes y egipcios, dieron la pauta para el nacimiento del movimiento espiritual Mazdaznan, cuya doctrina esencial parece haber sido traída de la India por Abraham-Hyacinthe Anquetil-Duperron hace ya casi 250 años.

El siglo pasado, el doctor ruso Otoman Zar Adusht Hanish (1844-1936) codificó estos conocimientos, al unir las prácticas físicas, respiratorias y energéticas con la meditación y la oración, y dio origen al movimiento Mazdaznan, cuya sede se encuentra en Los Ángeles (Estados Unidos).

Según las creencias mazdaznianas, cada raza posee ritos religiosos, fiestas y juegos destinados a estimular las funciones del cuerpo y de la mente. Se dice que cada fase de la vida hace patente la sabiduría de la naturaleza, que al promover cambios en la sangre, hace posible el desenvolvimiento antropológico y por tanto, líneas muy marcadas separan unas razas de otras, no solo por el color sino por las posibilidades mentales.

Los egipcios, aunque eran tipo mixto, reconocían la importancia de la sangre por su acción dinámica y de un modo general descubrieron la necesidad de nivelar el desarrollo mental y físico, no sólo para asegurar la salud sino para poder dirigir los atributos espirituales. Al seguir este razonamiento, se piensa que el corazón como centro del sistema circulatorio y del dinamismo que dirige las funciones de los ganglios, distribuye la sangre en relación a la finura de su textura y su operación química induce ondas de pensamiento que se comunican a la mente.

Los antiguos parecían comprender el modus operandi fisiológico del corazón y de la mente, cuando dijeron: "De un corazón impuro brotan malos pensamientos".

Dentro de los ejercicios para la salud que se recomiendan en Mazdaznan, destacan los ejercicios para los dedos, con los que se inicia esta práctica, y se aconseja se lleven a cabo por el orden indicado en los grabados, aplicando el ritmo del aliento al variar la posición. Consérvense las posiciones todo el tiempo preciso para que pueda vencerse la debilidad de los dedos.

La práctica de los ejercicios produce resultados óptimos, si se ejecutan por la mañana temprano antes de desayunar. Si es posible debe hacerse al aire libre, si se quiere, rodeándose de un ambiente favorable.

Cuando se haya adquirido alguna práctica en estos ejercicios, se notará que las muñecas, los codos y los brazos, con gran facilidad se ponen tensos y por esta razón es conveniente asentarlos. Tensión significa pérdida de energías. Ejercicios científicos practicados con discreción evitan desgaste innecesario; normalizan las funciones orgánicas que promueven desarrollo físico y mental en los que la glándula pineal, medula espinal, plexo solar y nervios simpáticos representan un papel importantísimo.

En las posturas de esta serie la muñeca tiene acción predominante; obsérvese la posición de los dedos, dóblense fuertemente de modo que las puntas dobladas queden sobre los molletes, sobre la línea del corazón y últimamente la línea de la cabeza; después apriétese el pulgar sobre la segunda falange de los dedos segundo, tercero y cuarto, conservando los dedos la posición primera; el pulgar debe hacer fuerte presión, mientras los dedos, la muñeca, el codo, brazo y hombro deben estar sueltos para que el bíceps y el tríceps puedan conservar la libertad de dirigir los movimientos.