Remedios Caseros para las Hemorroides

Se dice en forma jocosa que el 50% de la población adulta sufre hemorroides en algún momento de su vida y que el otro 50% no lo reconoce.

Las causas principales de este molesto trastorno son el estreñimiento crónico, la costumbre de forzar la evacuación, el embarazo, la vida sedentaria e incluso la alimentación artificial falta de fibra y por supuesto, la falta de beber agua.

Las hemorroides provocan primero comezón, luego irritación, dolor y pueden llegar al punto de presentar hemorragias.

SABILA
Tanto en los casos leves como en los graves, la sábila es un gran auxiliar contra este mal.

Antes de dormir, se extiende generosamente la gelatina de la parte interna de la hoja de sábila sobre la hemorroide y se cubre con una gasa. Este tratamiento debe hacerse con constancia por lo menos durante una semana a diez días.

1) Si las hemorroides son internas, se puede cortar un trocito del gel de la sábila para fabricar un supositorio. Se coloca el gel en un trocito de papel de aluminio y se le da forma de supositorio. Se coloca en el refrigerador para aplicarse antes de dormir. El efecto es refrescante y calma los dolores. Pueden emplearse también trocitos de sábila fresca, limpia y pelada.

2) Los baños de asiento fríos, añadiendo al agua jugo de sábila.

3) Beber diariamente un licuado que se prepara con medio litro de agua, un trozo de sábila fresca bien lavada, una cucharada de miel y jugo de limón o de naranja.



HAMAMELIS
Aplicar mediante, una torunda de algodón, un poco de agua de hamamelis en las hemorroides externas especialmente si hay sangrado.

AGUA
Empapa dos compresas, una con agua fría y otra con agua caliente y aplícalas alternativamente cada cinco minutos. Primero la fría, que provoca una vasoconstricción y después la caliente, que provoca la dilatación, lo que te proporcionará un alivio inmediato.

COLA DE CABALLO
Esta planta tiene una marcada acción hemostática (ayuda a detener las hemorragias) y cicatrizante. La decocción concentrada sirve para empapar compresas y aplicarlas localmente o para realizar baños de asiento

ACEITE DE RICINO
Para descongestionar las hemorroides hinchadas o inflamadas el tradicional aceite de ricino se usa para masajear delicadamente la zona dolorida tres veces al día.

HOJAS DE NOGAL
Para dormir, las hojas del nogal se hierven en agua y una vez frías se aplican sobre las hemorroides fijándolas con una gasa.