Tratamiento Nutricional para la Gota

La gota es una variedad de artritis que se presenta cuando los niveles de ácido úrico en la sangre aumentan y el exceso de ácidos se cristaliza en las articulaciones.

Los niveles de ácido úrico en la sangre comienzan a aumentar peligrosamente cuando se ingieren alimentos y bebidas altamente acidificantes y el metabolismo de las proteínas se ve rebasado y no puede desdoblarlas y desecharlas oportunamente, viéndose obligado el organismo a acumular los ácidos provenientes del metabolismo en algunos tejidos.

Con el tiempo, estos desechos metabólicos se van acumulando también en las articulaciones hasta que por alguna situación, las coyunturas de los pies, rodillas, y manos comienzan a inflamarse y a enrojecerse, causando un dolor insoportable.

Esta enfermedad que en la edad media fue catalogada como propia de los reyes, ya que por sus excesos alimenticios con frecuencia se veían aquejados por ataques de gota, que los ponía en reposo con un pie inflamado y con cara de sufrimiento, se ha extendido ya a cualquier persona, aunque no tenga sangre “azul”.

Evitar el Consumo de Proteínas
Los alimentos que deben suprimirse por completo durante un ataque de gota, son los altamente protéicos como carnes, mariscos, grasas animales de todo tipo, productos de trigo y alimentos azucarados que son los que más acidez producen en el cuerpo, así como bebidas alcohólicas.

Durante y después de un ataque de gota, los alimentos que deben conformar la dieta del enfermo gotoso serán las frutas, los jugos de frutas frescas, arroz integral, vegetales frescos, semillas de girasol, de linaza, de ajonjolí, jugos de vegetales frescos como zanahoria, apio, espinacas, etc. y te de cola de caballo como bebida diaria para ayudarle al cuerpo a desechar lo más pronto posible los ácidos acumulados.

Algunas recetas útiles en la Gota:

Ensalada Waldorf

Ingredientes:
Dos manzanas cortadas en cubos
Uvas
Una hoja de apio picado muy fino
Una cucharada de arándanos secos
Una cucharada de nueces picadas
Una cucharadita de semillas de ajonjolí
Una cucharada de miel de abeja.

Se mezcla todo perfectamente y se sirve.

Ensalada de Papa

1 taza de papas cortadas en cubos y cocidas
½ pepino picado
1 tomate picado
1diente de ajo machacado
1 cucharadita de aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto.

Se mezclan todos los ingredientes, se aderezan con el aceite y se sazonan al gusto.

Desayunos:
Plato de frutas picadas espolvoreadas con semillas de ajonjolí o linaza. Vaso de jugo de zanahorias recién preparado, platón de avena cocida en agua, endulzada con un puñado de pasas o miel de abeja, añadiendo un poco de leche si se desea.
Una o dos manzanas cocidas con canela, a las que se les añade una cucharada de almendras fileteadas.
Dos tortillas de maíz calentadas en el comal untadas de frijoles molidos y salsa “pico de gallo”.

Comidas:
Media hora antes de comer se comerá una naranja en gajos o dos o tres guayabas. Gran plato de ensalada verde, mezclando una taza de hortalizas del tipo preferido, (lechuga cristal, orejona, arúgula, repollo morado, achicoria, espinacas, alfalfa) con otros productos como zanahoria rallada, apio picado, espárragos, ejotes cocidos, cebolla rebanada, aguacate o a elección. Se añaden dos cucharadas de granos cocidos como frijoles o garbanzos, se mezclan todos los vegetales y se aderezan con una cucharada de aceite de oliva sin añadir sal. Se puede sazonar con semillas de ajonjolí o girasol tostado.
Más dos tortillas de maíz con aguacate y pico de gallo.

Cenas:
Plato de sopa de verduras o crema de verduras. (zanahoria, calabacitas, repollo, cebolla, papas, etc.)
O repetir alguno de los desayunos o la ensalada del mediodía.

Recomendaciones:
Tomar dos o tres cucharadas de aceite de oliva diariamente.
Beber durante el día de uno a dos litros de agua de cola de caballo.

Desinflamatorios y Analgésicos:
Aplicar sobre el área inflamada y enrojecida, compresa de sal de mar (una taza de sal marina dentro de una bolsa de tela humedecida en agua fría y exprimida) se coloca sobre la parte que se va a tratar y se fija con una venda.
Aplicar cataplasma de arcilla medicinal húmeda directamente sobre la parte afectada y dejar que se seque. Retirar y volver a aplicar.
Para calmar el dolor también se aplica miel de abeja y se envuelve en paño húmedo a temperatura ambiente.