Menos es Mejor Las Ventajas de Ser “Minimalista”

El estilo de vida que nos ha vendido la publicidad en televisión, periódicos, revistas, etc. nos ha convertido en compradores compulsivos de “ventas nocturnas”, “meses sin intereses”, “liquidaciones”, etc. que nos ha llevado a comprar ropa, zapatos, muebles, adornos, y un sinfín de mercancías que no necesitamos y que no usamos, pero que ocupan espacio en nuestros closets hasta el grado de convertirse en verdaderos estorbos puesto que ya no nos cabe ni un alfiler más.

Observando el estilo de vida de los japoneses que tienen milenios viviendo de forma sobria y frugal, en contraste con los norteamericanos y latinoamericanos en donde se vive entre ropas y cacharros que se han ido acumulando en las casas a través de los años.

El apego a las cosas materiales tiene un significado místico y psicológico, pero también es una forma de cultura que se vive y se practica simplemente porque así lo aprendimos de nuestros mayores.

Tal vez de principio nos parecerá un poco intimidante deshacernos de nuestras posesiones; pero también es muy liberador y refrescante sacar de nuestros closets tantas prendas que tenemos años sin usar.

1. Prendas que tiene más de un año sin utilizar
2. Prendas innecesarias que piensa debe conservar por si algún día las necesita.
3. Prendas duplicadas o triplicadas. ¿cuántos pantalones negros tiene?
¿cuántos jeans de mezclilla? ¿cuántos pantalones que no le quedan? ¿cuántos pasados de moda?
4. Joyería de fantasía maltratada, pasada de moda, que le han regalado y no usa.
5. Objetos de adorno de casa que no lucen bonitos.
6. Trastos de cocina viejos y de mal aspecto.
7. Si fueran iguales, ¿cuántos juegos de vajilla reuniría con los platos, platitos, tazas, tazones que tiene en la cocina? Evalúe la necesidad real de conservarlos todos. Decídase a descartar lo que tenga duplicado.
8. Revise cuántos documentos tiene guardados y que no tienen ningún uso; como estados de cuenta bancarios, tarjetas de tiendas departamentales, de débito, papelería antigua que guarda sin saber exactamente para qué.

Adopte un método de limpieza que le impida acumular papeles y objetos en cada habitación de su casa y mantenga la mentalidad de limpieza en los baños, recámaras, cocina, etc.

Alimentos
No compre alimentos para almacenar. Consuma los perecederos antes que se echen a perder y deseche lo que ya no sirve. Prepare pequeñas cantidades de alimento y evite tener que tirar las sobras.

Equipaje
Cuando viaje, hágalo de forma ligera: calcule un pantalón por cada dos o tres días de estancia y tres o cuatro blusas para todo el viaje. Un saco, y un par de zapatos, además de los que lleva puestos. Tres juegos de ropa interior son suficientes y lleve un frasquito de jabón líquido para lavar la ropa interior mientras se baña. Lleve sus artículos de baño y tocador en tamaño viaje. Adquiera la maleta más pequeña que encuentre y aprenda a empacar de forma compacta e inteligente. Entre menos prendas lleve, más simple será su viaje y lo disfrutará más.

Guardarropa
Tener poca ropa no significa que no tiene sentido de la moda. Al comprar su ropa seleccione prendas de un color básico y no pierda de vista que deben ser combinables con lo que ya tiene. Escoja un estilo clásico y fácil de usar. El estilo minimalista nunca pasa de moda. Con piezas combinable entre sí, le será más fácil seleccionar por las mañanas lo que se va a poner y le evitará tener un closet lleno de piezas que ya no usa porque ya pasaron de moda, aunque usted piense que “algún día” las podrá usar otra vez.

Adopte el sistema de que por cada nueva adquisición, una prenda vieja debe desecharse. Así mantendrá su guardarropa en el mínimo y le permitirá evaluar más fácilmente lo que ya no necesita.

Calzado
Si considera cuántos pares de zapatos tiene, se sorprenderá de la cantidad de pares que ha adquirido sin desechar los que piensa sustituir. Por ejemplo, cuántos zapatos tenis o zapatillas para caminar tiene que ya están muy gastados, pero que como son de “marca” no se atreve a desechar, pero tampoco los usa porque ya no se ven bien. Zapatillas de vestir color negro, color claro, de colores, etc. que ha usado una sola vez pero que son tan incómodos o poco combinables que ya ni los usa y así, puede revisar su zapatera y vea de cuántos pares se va a deshacer.

Accesorios
Deshágase de la joyería de fantasía, bufandas, pachminas, carteras, bolsas y prendas que ha recibido de regalo pero que no usa por diversas razones.

Blancos
Sábanas, fundas, manteles y ropa de casa que se ha ido acumulando a través de los años y que ya no usa porque normalmente prefiere lo que está más nuevo.

Le aseguro que el deshacerse de tantas cosas que ha acumulado y conservado a través de los años, le dará una sensación de liberación muy agradable, además de que de acuerdo al feng shui, estará dando oportunidad a que corrientes de nuevas energías lleguen hasta su hogar y hasta usted con aires de renovación.