El Temible Cáncer

El cáncer no es una enfermedad, sino más bien muchas enfermedades. De hecho, hay 100 tipos diferentes de cáncer. Todos los cánceres empiezan en las células. Las células son las unidades básicas que forman los tejidos del cuerpo. Para entender mejor qué es el cáncer, es necesario saber y entender cómo el metabolismo orgánico de los afectados hace que las células normales se vuelven cancerosas, debiendo aclararse que no todos los tumores son cancerosos, ya que pueden ser benignos o malignos.

Los tumores benignos rara vez ponen la vida en peligro, por lo general se pueden extirpar mediante la cirugía, y lo mejor de todo es que por lo regular no vuelven a presentarse, además estas células no invaden tejidos de su derredor y no se diseminan a otras partes del cuerpo; en cambio los tumores malignos si son cancerosos y ponen la vida en peligro, igualmente pueden extirparse quirúrgicamente, pero las más de las veces vuelven a crecer aún cuando sea en otra parte del organismo (metástasis), y son células que pueden invadir y dañar tejidos y órganos cercanos, se diseminan al desprenderse del tumor original (primario) y entrar en el torrente de la sangre o en el sistema linfático. Las células pueden invadir otros órganos y formar tumores nuevos que dañan estos órganos. Cuando el cáncer se disemina, se llama Metástasis.

El nombre del cáncer depende del órgano o tipo de célula donde empezó u originó. Por ejemplo, el cáncer que empieza en el estómago se llama cáncer de estómago. Algunos cánceres no forman tumores. Por ejemplo, la leucemia es un cáncer de la medula ósea (el tejido esponjoso dentro de los huesos). El nombre de la mayoría de los cánceres se determina en base al lugar en donde empiezan. Por ejemplo, el cáncer de pulmón empieza en el pulmón y el cáncer de seno comienza en el seno. Linfoma es cáncer que empieza en el sistema linfático. Asimismo, la leucemia es cáncer que empieza en los glóbulos blancos (leucocitos). Cuando el cáncer se disemina y forma un tumor nuevo en otra parte del cuerpo, el tumor nuevo tiene la misma clase de células anormales y el mismo nombre que el tumor primario. Por ejemplo, si el cáncer de próstata se disemina a los huesos, las células cancerosas en los huesos son en realidad células cancerosas de próstata. La enfermedad es cáncer metastático de próstata, no cáncer de hueso. Por esa razón, recibe tratamiento de cáncer de próstata, no de hueso. La medicina alópata denomina al tumor nuevo enfermedad "distante" o metastática.

Tan delicado se considera el temible Cáncer que los especialistas invariablemente exhortan a los pacientes a obtener una segunda opinión (aplauso) que ratifique o modifique su diagnóstico primario, lamentablemente los pacientes afectados optan por obtener más opiniones de la misma disciplina (alópata), es decir, que si consultaran a un millón de médicos alópatas seguirían contando con tan solo la misma opinión, ya que debe recordarse que se trata de la misma disciplina, las mismas escuelas, los mismos libros y en ocasiones hasta los mismos maestros, por lo que con pequeñas y ligeras variantes la opinión seguirá siendo la misma. Seguramente que para que sea válida una segunda opinión, esta deberá provenir de otra visión o formación médica, ya sea Acupunturistas, Homeópatas, Naturópatas, Ayurvédicos o que se yo, pero que su formación y visión sea distinta, pero mientras tanto:

Lo cierto es que el común de las personas, con tan solo escuchar la palabra Cáncer se ponen a temblar ante el temor de ser víctimas de tan misterioso mal, que contabiliza pocos sobrevivientes; de tal manera, que el temor es bastante justificado, pues además debe agregarse la afirmación reiterada por los médicos alópatas en el sentido de que el Cáncer es incurable. Tal afirmación surge, desde luego, del contenido del Vademécum o compendio de especialidades médicas (publicación de los laboratorios fabricantes de medicinas, de venta a todo el público en las mejores librerías), y en efecto los recursos que contiene el vademécum en comento contra el Cáncer, se refieren tan solo al uso de la Radio y Quimioterapia, tratamientos a los cuales los especialistas en oncología agregaron las cirugías para la extirpación de los tumores, pese a lo cual el paciente queda en observación para la probable presentación futura de la llamada “Metástasis”, que no es otra cosa que el resurgimiento tumoral del mismo Cáncer en otra parte del cuerpo.

Tal vez sea la hora en que empecemos a reflexionar, que en la formación de tumores cancerosos (malignos o benignos), no existe más villano que el propio metabolismo de la persona afectada, metabolismo multifactorialmente afectado desbalanceado y desarmonizado que induce a la formación de tumores malignos o benignos, lo cual nos lleva a concluir que el verdadero fondo del problema en el Cáncer, se encuentra en el metabolismo de la persona y que el tumor aparecido representa el síntoma, o resultado en si del Cáncer, como consecuencia de que el metabolismo de los pacientes sigue formando tumores, metabolismo que desgraciadamente la cirugía, radio o quimioterapia deja intocado, de ahí la Metástasis.

En el año del 2005 tuve la fortuna de poder asistir al Congreso Internacional de Cancerología, celebrado en Madrid, España, al llegar me percaté de que había prensa de todas partes del mundo, incluyendo a México por supuesto, circunstancia que me llevó a pensar que tan importante tema por tratar; según los organizadores con tratamientos naturales (herbolaria), contaría con difusión internacional, por lo que mundialmente podrían aprovecharse los descubrimientos de éstos científicos, que dicho sea de paso presentaron testimonios en vivo de excancerosos que exhibieron sus diagnósticos originales de hospitales reconocidos de España, con su nuevo diagnóstico del mismo hospital donde se señalaba que ya no tenían Cáncer, después de consumir la herbolaria, poniendo copias de tales documentos a disposición de quien quisiera corroborar los datos. Para mi fue una sorpresa que aún no alcanzo a explicarme, el porque la prensa internacional, pese a haber estado ahí, no publicó una sola letra de tal congreso, pero en fin el comentario viene a cuento, para reforzar la necesidad de una segunda opinión distinta a la primera en cuanto a disciplina y formación, ya que cada especialista en su disciplina, cuenta con su manera de atacar el Cáncer.

Lo que queda fuera de toda discusión es que las distintas disciplinas han unificado criterios en el sentido de que debe aumentarse la oxigenación del organismo, debido a que por las zonas tumorales, existe por lo regular baja oxigenación (se pueden utilizar las cámaras hiperbáricas), y en general una baja tremenda y vertical del Sistema Inmunológico, eléctrico y magnético.

Se sugiere que entre las segundas opiniones que se recaben, se encuentre la de un Naturópata competente, dado que los profesionales que organizaron el congreso aludido, responden a esa disciplina, pero en general debe estudiarse todas las posibilidades o distintas disciplinas, vale la pena ya que es la vida la que se encuentra en juego, para enterarse de cómo lo hace cada cual, las posibilidades que ofrece, para así bien informado optar por una decisión que redundará en la salud o la muerte. Para documentarse sobre la práctica de otras disciplinas consulte entre otras la página web: http://www.dsalud.com