Tratamientos Naturales de las Alergias

Si usted es de las personas que pasan la primavera y el verano estornudando, con la nariz escurriendo agua y comezón en los ojos llorosos, está sufriendo los síntomas de una alergia estacional. Las alergias se ven agravadas por el polen en el aire proveniente de los árboles, pasto, flores y plantas.

Para este trastorno, los médicos recetan antihistamínicos, pero estos medicamentos tienen efectos secundarios. Los remedios tradicionales como la aromaterapia y las hierbas refuerzan el sistema inmunológico natural y los alérgicos encuentran alivio en ellos.

Miel de Abeja
Un remedio tradicional para la cura de las alergias, es comer miel de abeja, producida en la misma área. Esto funciona porque la miel sensibiliza contra los pólenes del área, actuando como remedio natural para la fiebre del heno y sus síntomas. La miel debe ser natural, no filtrada ni calentada. Una cucharada de miel disuelta en un vaso de agua tibia con una cucharada de vinagre de manzana, tomada por las mañanas ayuda a prevenir las alergias.

Homeopatía
Los tratamientos homeopáticos son muy útiles en el tratamiento de las alergias. Se recomienda consultar al médico homeópata para una prescripción exacta, pues cada caso es diferente.

Aromaterapia
La melissa en el agua del baño o en vaporizador puede reducir notablemente la severidad de una reacción alérgica. Unas gotas de lavanda en un poco de aceite de almendras para dar masaje en el pecho reduce los espasmos por sus propiedades descongestionantes.

Hierbas
Entre las hierbas útiles contra las alergias están la manzanilla, el sambuco y la milenrama. Para prevenir las alergias están el ajo, la angélica, la borraja y el camote silvestre. Acuda a la tienda naturista para mayor orientación.

Cuando le suceda un ataque de alergia, asegúrese de beber bastante agua durante el día. En ocasiones basta beber dos o tres vasos de agua para experimentar mejoría.

Tips para Prevenir las Alergias
Refuerce su sistema de defensas eliminando la comida chatarra, azúcar y consumiendo alimentos lo más frescos que se pueda. Aumente el consumo de magnesio (en frijoles y nueces), vitamina B y A (vegetales verdes y amarillos), Hierro (semillas y frutas secas) vitamina C (cítricos y vegetales). Mejore la digestión evitando comer con rapidez. Mastique tranquilamente y coma en un ambiente relajado.

Si las alelrgias se deben a algunos alimentos, anote diariamente lo que se come y observe la respuesta de su cuerpo ante ciertos alimentos hasta que logre identificar los que le causan la reacción.

La exposición frecuente a los alergenos en combinación con un sistema inmunológico débil, puede estar provocando las reacciones alérgicas. Refuerce su sistema inmunológico, hay variadas formas de hacerlo como las aquí descritas.