La Acupuntura y sus Aplicaciones Actuales

Hemos escuchado hablar de la acupuntura y aunque no estemos muy familiarizados con ella, sabemos que es una práctica de medicina oriental y que sus fundamentos difieren totalmente de los de la medicina moderna.

La acupuntura, sigue teniendo aplicaciones muy útiles cuando es practicada por personas expertas, capaces de realizar diagnósticos exactos y proceder de forma adecuada.

Aunque la acupuntura se pierde en las remotas tradiciones de la China, se ha extendido y reconocido su uso como método terapéutico. De sus orígenes, la tradición oral asegura que los curanderos se dieron cuenta que en el curso de ciertas enfermedades, determinadas áreas de la piel del enfermo, se volvían muy sensibles. Al estudiar esta hipersensibilidad, descubrieron que al trazar líneas determinadas por las series de puntos sensibles, unidos entre sí, se percibían recorridos perfectamente definidos. Estas líneas de unión de todos los puntos, fueron interpretadas como canales a través de los cuales fluía la energía del cuerpo.

Según la tradición china el estado de salud de la persona es la persistencia del flujo equilibrado de la energía por esos canales. Dado que en la energía vital intervienen dos polaridades (yin/yang) todas las enfermedades se atribuyen al desequilibrio de estas fuerzas.

La labor del acupunturista consiste en formular un diagnóstico, determinar el lugar exacto de la alteración del flujo de energía y liberar los canales implicados para restablecer la energía mediante agujas, aplicación de calor, masajes o mediante presión.