La Verdad sobre la Osteoporosis

Cada día se diagnostican miles de personas con osteoporosis en el mundo y casi la mitad de las mujeres de entre 45 y 70 años, la sufren en menor o mayor grado.

La osteoporosis es el debilitamiento de los huesos que se vuelven quebradizos y pueden fracturarse fácilmente. Osteoporosis, significa huesos porosos.

Curiosamente la osteoporosis es más común en los países que se supone tienen mejores hábitos de salud. La osteoporosis afecta mayormente a mujeres blancas, especialmente después de la menopausia. Cuando las mujeres sufren fracturas, estas son en la columna, cadera y muñeca.

Existen muchas teorías encontradas sobre las causas de la osteoporosis, muchos investigadores creen que es por una dieta carente de nutrientes y malos hábitos de vida. Las causas raíces, son el fumar, la inactividad, la mala alimentación, deficiencias o desequilibrios hormonales y la herencia. El uso de ciertos medicamentos como los antiácidos, tiroideos, litio, diuréticos y la quimioterapia, esteroides, son también factores que contribuyen a su desarrollo.

La combinación de una buena dieta rica en calcio, el ejercicio adecuado y los suplementos nutricionales son importantes para la salud de los huesos.

Los alimentos recomendados son los vegetales de hojas verdes (excepto espinaca) frijol de soya, nueces, piloncillo, salmón, ostiones, sardinas (con todo y espinas) brócoli, yogurt natural, almedras, semillas de linaza y pescado, para mantener los huesos sanos.

Los alimentos que deben evitarse incluyen el azúcar, carnes rojas, sal,alimentos procesados y embutidos. También la cafeína, alcohol, harinas refinadas y refrescos. Los refrescos barren con el calcio de los huesos y dientes.

Las vitaminas y los minerales sugeridos para prevenir o controlar la osteoporosis son ricos en multivítamínicos de alta potencia, calcio, magnesio, zinc, vitaminas C y D (la vit. D funciona junto con el calcio) vitamina B6, B12, vitamina K, ácidos grasos esenciales y estroncio.

Hay muchos medicamentos contra la osteoporosis, las ventas anuales por estos fármacos alcanzan millones de dólares. Pero estas drogas que son eficaces al principio para detener la pérdida de hueso, tienen efectos secundarios pavorosos: dificultad o dolor para tragar, dolor de pecho, agruras, trastornos y úlceras del esófago, dolor fuerte en huesos, articulaciones y músculos, accidentes cerebrales, trombosis venosa, riesgo de cáncer de hueso, alergias, huesos quebradizos después de 4 ó 5 años de uso.

Los resultados de dos nuevos estudios médicos publicados apenas en Marzo de este año, revelan que después de cuatro o más años de tomar estas drogas, que originalmente fueron efectivas para detener la pérdida de hueso, la calidad del hueso comenzó a disminuir. Cincuenta mujeres (no adultas mayores) que tomaban estos fármacos, sufrieron fractura de fémur simplemente al bajar una banqueta. Estas fracturas son llamadas “espontáneas”.

También, nuevas investigaciones revelan que no se debe enganchar el teléfono celular a la cintura o traerlo en el bolsillo. Advierten que usar el celular en la cintura o en la cadera, debilita el área de la pelvis. Se ha encontrado que la densidad del hueso se ve disminuída en el lado en que se lleva el celular. La densidad del hueso se afecta por los campos electromagnéticos que emite el celular.