Riesgos de los Alimentos Modificados Genéticamente

Las minúsculas bacterias benéficas que pueblan nuestros intestinos, son la línea de vanguardia de nuestro sistema de defensas que nos protegen de gran cantidad de problemas y enfermedades, y desde las alergias hasta enfermedades graves como el cáncer tienen su línea de defensa en esta flora intestinal.

Con los alimentos modificados genéticamente que se vuelven ahora cada día más comunes, se plantea un gran problema para nuestra salud, pues al ingresar a nuestro organismo por la vía digestiva, son capaces de alterar esta flora y modificar la forma en ésta que actúa para protegernos.

La modificación que sufre nuestra flora intestinal con los alimentos modificados genéticamente, no sólo nos vuelve vulnerables a las enfermedades, sino que son capaces de modificar genéticamente a la flora normal del intestino, lo que podría ser la fuente de problemas graves e impredecibles de salud. La flora intestinal que se supone es nuestra línea de defensas, puede convertirse en una gran fuente de toxicidad para el organismo.

Ingerir una sola porción de soya modificada genéticamente es todo lo que se necesita para observar la mutación genética de nuestra flora intestinal. En Europa donde los alimentos modificados genéticamente no son tan comunes como en Norteamérica, el ganado que come granos modificados, acusan estos genes modificados en su carne y en la leche que consume el público. Esta intensa contaminación interna del colon se cree, es la causa también, de que las abejas que viven cerca de los sembradíos modificados genéticamente, mueran en grandes cantidades. Y las autopsias practicadas a las abejas mostraron que murieron por una enfermedad parecida al cáncer de colon.

La profundidad del problema es mayor de lo que nos podemos imaginar y no podemos saber si es posible revertir sus efectos.

La flora benéfica de nuestro intestino se duplica en número cada 20 minutos y nuestro cuerpo contiene miles de millones de estas bacterias. Así, que si usted no encontraba una buena razón para hacer una limpieza de colon cuando se enferma, los alimentos modificados genéticamente nos ofrecen otra razón de peso.

Para revertir este problema, debemos hacer una limpieza exhaustiva del colon, ya sea de forma casera con un enema de agua tibia o con un colónico practicado profesionalmente. También es buena idea resembrar bacteria benéfica en el colon después de la limpieza, para lo cual se recomienda el uso de probióticos acidófilos en cápsulas o tomando yogurt o jocoque producido naturalmente. Claro que debemos estar atentos a los alimentos modificados genéticamente para no caer en el error de consumirlos inadvertidamente.

La limpieza regular y profunda del colon sirve para limpiar los depósitos de proteínas anormales y posiblemente para liberar gran cantidad de pesticidas que pueden estar poblando el intestino. También es importante que por medio del aseo del colon, nos deshagamos de las bacterias mutantes y las repongamos con las benéficas para tratar de revertir el problema.

Evitar los alimentos modificados genéticamente requerirá nuestra atención a la hora de comprar nuestros víveres porque cerca del 90% de los alimentos de abarrotes y de frutas y verduras son productos modificados.

A propósito del término, el título de “genéticamente modificados” es incorrecta pues en realidad, se le incorporan uno o más genes al genoma del cultivo, utilizando un vector que contiene otros genes, incluyendo como mínimo, promotores virales, terminadores de transcripción, genes de resistencia antibiótica y otros, dependiendo del producto del que se trate y no se sabe si pueden modificar la seguridad del cultivo o cuales repercusiones inmediatas o a largo plazo podrían tener en la salud de los animales, insectos, de otras plantas y de los seres humanos.