Jugos para Sanar

Los jugos de frutas y verduras son muy populares, ya sea preparados en un extractor de jugos o en la licuadora ya que es la forma más fácil y rápida de obtener todos los beneficios de la fruta o verdura.

Una de las cosas más importantes a la hora de preparar un jugo natural, es evitar la oxidación, la cual ocurre por el contacto con el oxígeno del aire y por eso se recomienda beber el jugo inmediatamente después de preparado. Si lo guarda en el refrigerador o fuera de él, ya comienza a oxidarse y a perder parte de sus vitaminas debido al efecto de la luz.





Las frutas y las verduras deben extraerse por separado, con excepción de las uvas. Las manzanas pueden mezclarse con vegetales cuando se preparan en jugo y además les añaden un toque de sabor a muchos jugos de verduras.

El verde es el color simbólico de la vida en todo el mundo y el color de los jugos de verduras también es verde, así que comience la preparación de sus jugos con vegetales verdes como apio, espinacas, pepinas que son muy digestivos.

En cuanto a las frutas, la manzana es lo mejor para hacer jugo ya que es compatible con muchos vegetales y su jugo es a la vez nutritivo como de rico sabor y tocante a los vegetales, la zanahoria es uno de los sabores que también combinan bien con otros vegetales y su valor nutricional no tiene comparación por su riqueza en vitaminas y minerales.

Recuerde que las frutas más nutritivas y ricas en vitaminas, son las que están expuestas al sol en las copas de los árboles y las hortalizas, las que se dan por debajo de la tierra son ricas en minerales, como el caso de la zanahoria y del betabel.

Cuando usted comienza a jugar preparando jugos para la familia, experimente añadiendo una hoja de lechuga, hojas de espinacas, un trocito de betabel, una ramita de perejil, un trozo de piña o de manzana, etc.

Algunas personas suelen añadir huevo crudo a sus jugos y licuados lo que es bueno para quien desea añadir proteína a su alimento. También pueden añadirse semillas de calabaza, de girasol, de ajonjolí, etc. o frutas secas como nueces y almendras para añadir grasas esenciales.

Se recomienda iniciarse en los jugos para mejorar la digestión, añadir enzimas a la dieta diaria al mismo tiempo que se mantiene el consumo de alimentos vivos, necesarios para mantener la salud.