Insuficiencia Renal

Los Riñones representan un órgano vital para la calidad de la vida humana; sin embargo, a excepción de las fallas genética, y por lo regular por falta de información, paulatina pero constantemente los estamos agrediendo; ya sea por la ingesta de comida chatarra, medicinas inadecuadas, alcohol, tabaco, drogas, etc., hasta que llegamos a causarles un daño tan terrible que logramos así, que tan generosos y aguantadores órganos dejen de garantizarnos la salud, y por ende la VIDA misma.

Lo anterior se debe a que una de las funciones más importantes de los Riñones, es la depuración o limpieza de la sangre de los desechos del organismo, equilibrio químico de la sangre, eliminar los líquidos excedentes, producir hormonas, ayudar a regular la presión arterial, controlar la cantidad de minerales dentro de los cuales destacan el Sodio, Fósforo y Potasio, y desde luego producir vitamina D que mantendrá nuestros huesos fuertes y sanos. Cuando alguna de estas funciones empieza a fallar, el Sistema Renal comienza a desequilibrarse y paulatina, pero irremediablemente (si no aplicamos oportunamente el remedio adecuado), las demás funciones mencionadas seguirán el destino de la primera que falle.

Los desechos corporales, se forman no solo a partir de descomposición normal de los tejidos activos, ya que la calidad de los alimentos y medicinas que les suministremos, influye también en su correcto funcionamiento, al grado de que si los Riñones no retiraran esos desechos, estos se nos acumularían en la sangre produciéndonos la muerte. Para realizar eficientemente tal función los Riñones filtran los desechos de la sangre, produciendo la ORINA, que envían de inmediato a la Vejiga para ser sacada al exterior por los conductos denominados Uréteres. Se considera que la función renal se encuentra al 100.0% cuando ambos Riñones se encuentran sanos. El diseño tan perfecto de nuestro organismo, nos lleva a concluir que dicho 100.0%, es más que suficiente, tal y como lo acredita el hecho de que una persona puede llegar a mantenerse sana, hasta con un 50.0% (con un solo Riñón) de sus funciones renales, desde luego si procuramos que permanezca estable, pero obliga a estas personas a que traten bien a sus Riñones para que no empeore su condición, lo cual pondría en peligro su VIDA.

Así es, las personas podríamos vivir con un solo Riñón, siempre y cuando logremos mantener con efectividad ese 50.0% de sus funciones totales, pues la vida comenzará a estar en peligro cuando su funcionalidad baje a menos del 20.0%, ya que no podríamos vivir sin un tratamiento de reemplazo de tan importante función, que podría ser la DIALISIS, o incluso un trasplante; desde luego previamente por lo regular se presenta la INCONTINENCIA (falta de control de la orina). La INCONTINENCIA se presenta cuando los músculos circulares o esfínteres ya no se cierran impidiendo el escape de la orina. El orinar demasiado…o poco, es indicativo de que la función de reabsorción no es la correcta. Es por eso que la prevención y cuidado de la salud, representa la única alternativa para evitar complicaciones de los Riñones, pues la Insuficiencia Renal no respeta edad, ni rango social; e incluso, las estadísticas nacionales de salud nos indican que actualmente ya existen hasta niños afectados por esta insuficiencia, por debilidad de las Nefronas (una persona sana puede tener hasta 2 millones).

Las Nefronas forman el Parénquima Renal desarrollan importantes funciones para los Riñones, como son entre las más importantes: filtración, secreción y reabsorción, y son indispensables para la formación de una orina de calidad; es decir, estéril o que carece de microorganismos como bacterias, virus u hongos, y su color amarillo fuerte o claro, proviene de la bilirrubina, sin que llegue al color rojizo que nos puede indicar una hemorragia, o en su defecto si es muy oscura como el color de algunos refrescos, puede deberse a un mal funcionamiento del Hígado, pero si se presenta blanca y algo espumosa se deberá localizar alguna infección.

Ahora bien, entre las hormonas más importantes liberadas por los Riñones deben mencionarse a la: ERITRIPOYETINA que se considera indispensable para la buena producción de glóbulos rojos por la médula ósea; la RENINA también indispensable para regular la presión arterial (sangre de mala calidad, espesa y sucia), lo cual explica como se favorece la hipertensión que padecen muchas personas, y que jamás la resolverán exclusivamente con el consumo de hipotensores químicos, que a su vez agravan la salud de los Riñones. También afecta otras zonas sensibles como las arterias coronarias (antesala de los infartos), las arterias cerebrales y desde luego las células del cerebro, que nos pueden llevar a los dolores de cabeza, fallas mentales, hemiplejia (derrame cerebral), etc., e incluso en ocasiones la hipertensión arterial, predispone al organismo para la aparición de úlceras varicosas o de várices, que mal atendidas devienen en la amputación del miembro que las padece. Y el CALCITRIOL, que no es más que la forma activa de la vitamina D, la cual contribuye al equilibrio químico normal del organismo, y para fijar el Calcio para los huesos, cuya deficiencia nos puede llevar a la Osteoporosis.

En la insuficiencia renal identificamos dos tipos: la Insuficiencia Renal Aguda y la Insuficiencia Renal Crónica. La Diabetes y la Hipertensión Arterial representan los principales riesgos para llegar a padecer cualquiera de ambas insuficiencias, pero no deben quedar en el tintero: los cálculos en los Riñones, inflamación de la próstata, tumores, infecciones bacterianas no tratadas, traumatismos laborales, deportivos, etc., ingestión de medicamentos o productos tóxicos, analgésicos, antiinflamatorios, etc. Por lo que toca a los principales factores que por lo general intervienen para el desarrollo de la Insuficiencia Renal, inician con una disminución de la capacidad de filtración de los Riñones, al hacerse más fibroso el tejido de éste órgano que lleva a cabo tal función (glomérulo), la ingesta de diuréticos, antibióticos, quimioterapia, paracetamol, etc., la falta de control del Sodio en la dieta, e increíblemente el sexo de la persona, ya que por la forma anatómica del aparato genito-urinario de la mujer, ésta confronta mayor riesgo de infecciones.

La falta de espacio nos obliga a dejar para otra colaboración, tanto la descripción de éstos tipos de deficiencia, así como los tratamientos adecuados, síntomas específicos, y desde luego su prevención y control, adicionando la descripción de la Diálisis para este padecimiento, por lo que mientras, para los que sufren por tan terrible mal, es la sugestión obligada de que se consulte a un naturista o naturópata, dado que como ya quedó asentado, la ingestión de productos químicos afectan y agrava más la función de tan importantes órganos.