La Cura de la Leche Bronca

La verdad, nadie creería que la leche bronca pudiera considerarse como un elemento curativo, sobre todo cuando hemos escuchado hablar de las alergias a los “lácteos” que padecen muchas personas, el aumento de colesterol, sin mencionar los problemas digestivos que causa a muchas personas debido a su contenido de lactosa.

Pero, ahora sí, aunque usted no lo crea, la leche en su estado natural, es decir “bronca” está siendo utilizada como alimento curativo. Incluso, algunos médicos están recomendando a sus pacientes el consumo de la leche natural para estimular los procesos curativos y lograr el alivio de una gran variedad de problemas de salud. A diferencia de la leche bronca, la leche que ha sido procesada con fines comerciales y su consumo puede ser desastroso para muchas personas.

Ya allá por el año 1900 el Dr. William Osler, médico canadiense, considerado el Padre de la Medicina Moderna, menciona en una de sus obras, los beneficios de la leche cruda (Principles and Practices of Medicine, by William Osler, MD eighth edition).

Y ¿cómo puede ser que este producto, que normalmente debe ser el alimento de los becerros, pueda curar enfermedades en los humanos? Es muy simple, al beber la leche bronca, que se toma en su estado puro, sin pasteurizar, sin homogeneizar, tal como sale de la vaca, que debe ser un animal que ha sido alimentado con pastura y pasto fresco, se estimula el metabolismo, se da descanso al aparato digestivo y se promueve la desintoxicación del cuerpo.

Enfermedades que pueden sanarse con la dieta de leche bronca Antes de que la pasteurización de la leche fuera una norma entre los productores de leche, la leche bronca era usada como terapia en muchas personas. Por ejemplo, es legendario el uso de un vaso de leche para conciliar el sueño, es decir, contra el insomnio. La leche se ha recomendado desde siempre para calmar el ardor producido por las úlceras de estómago. También se ha utilizado para la diabetes, edema, estreñimiento, tuberculosos, cálculos en la vesícula, indigestión, alta o baja presión, sólo por mencionar algunas de ellas.

Quienes recomiendan su uso, también aseguran que la leche cruda mejora los niveles de energía y aún de la apariencia física de las personas que la utilizan. Hay quienes sin padecer ninguna enfermedad, la utilizan como tratamiento de belleza, pues su consumo devuelve el brillo y la lozanía a la piel.

Cómo se hace la Cura de la Leche Bronca
Aún entre los expertos en esta dieta, no existe consenso de cómo debe llevarse a cabo. Sin embargo, las coincidencias son variadas en cuanto a que:

• Como único alimento se tomará leche fresca de alta calidad. La leche más curativa es la de la primavera o del verano cuando las vacas comen pastos ricos en vitaminas. (No se use leche de vacas alimentadas con granos o concentrados).

• Se consumirá en pequeñas cantidades a lo largo del día, lentamente a traguitos, generalmente con intervalos de 30 minutos entre cada toma, para asegurar la asimilación ideal sin molestar la digestión.

• Debe consumirse tibia, por lo menos a temperatura ambiente.

• El tiempo mínimo para esta cura es de cuatro semanas para ver buenos resultados.

• No se tomará ningún otro alimento ni bebida, excepto agua natural.

• En personas enfermas, se recomienda el reposo en cama y la tranquilidad para permitir el proceso curativo y la acumulación de energía. Quienes puedan moverse, pueden caminar un poco durante el día y volver al descanso.

• Para facilitar la curación y la desintoxicación, se darán baños de agua caliente y enseguida arroparse para favorecer la sudoración.

• Diariamente se debe respirar aire fresco y puro, recibir un poco de luz de sol y hacer limpieza del intestino con enemas de agua tibia.

Qué tanta leche se requiere para llevar a cabo esta cura
La cantidad de leche que se debe tomar varía de una persona a otra, pues algunas personas requieren mayor cantidad que otras, dependiendo de la complexión, la edad y la enfermedad que se pretende curar, pero la recomendación para la curación es tomar como único alimento entre 2 y 4 litros de leche bronca diariamente para las mujeres y entre 3 y 5 litros diarios para los hombres. Esta cantidad, se piensa, estimula el metabolismo del cuerpo, ayuda a su desintoxicación y mientras sana las enfermedades se le permite un descanso al aparato digestivo.

La leche real, pura, sin procesar, de vacas de libre pastoreo contiene nutrientes vitales como vitaminas A y D, calcio, vitaminas B6, B12 y ALC (ácido linoléico conjugado, un ácido graso que naturalmente se desarrolla en la carne y leche de animales de libre pastoreo que reduce la grasa del cuerpo y lo protege contra el cáncer. La leche natural es una fuente de proteínas y está llena de enzimas. La leche bronca contiene bacterias benéficas que protegen contra patógenos y contribuyen a una saludable flora intestinal.

La leche cruda es un paquete completo de proteínas, hidratos de carbono naturales, grasas naturales, vitaminas y minerales, y viene con las enzimas necesarias para digerir y asimilar por completo todos estos valiosos nutrientes. Es rica en minerales como el calcio, magnesio, cloro, zinc, selenio, manganeso, yodo, fósforo y otros muchos. Su gama de vitaminas incluye A, C, D, E, K, B1, B2, B6, B12, niacina, ácido pantoténico, biotina y ácido fólico. Todos estos nutrientes vitales permanecen intactos sólo cuando la leche está cruda.

La leche cruda se considera una proteína completa - lo que significa que contiene los ocho aminoácidos esenciales que no pueden ser fabricados por el cuerpo. Estos aminoácidos son componentes importantes para las células, los neurotransmisores, huesos, músculos y otros aminoácidos esenciales. Las grasas naturales en la leche bronca son esenciales para el uso de toda la grasa y las vitaminas solubles en la leche cruda. Una vez más, estos no sufren daños sólo en la leche cruda.