Ajo en lugar de Antibióticos

Con mucha frecuencia la gente se enferma y no sabe qué hacer, ya que al mismo tiempo que ya no desean tomar medicinas, ante una enfermedad infecciosa piensan que los antibióticos son la única solución. Están por otro lado quienes recurren a los antibióticos ante el menor síntoma de resfriado o malestar confiando en que estos resolverán su problema.

Desafortunadamente esta creencia, lleva a muchas personas al consultorio médico o lo que es peor, a adquirir en la farmacia antibióticos que creen les resolverán el problema, sin pensar que estos pueden hacerles más daño que beneficio.

Antes de tomar antibióticos, tome en cuenta que existen alternativas naturales que funcionan como antibióticos y en este caso está el ajo. El ajo es un antibiótico natural muy potente, que no mata la bacteria benéfica del organismo como los antibióticos sintéticos de farmacia. A diferencia de los antibióticos comerciales, el ajo acaba con las infecciones sin importar su origen, ya sean bacterianas, virales o de hongos. En caso de infección, tome dos o tres dientes de ajo al día para acelerar la curación natural.

El ajo es incluso curativo en caso de pacientes con SIDA, como en el caso de quienes después de tres meses de tomar el equivalente a 2-4 dientes de ajo diariamente, lograron la actividad normal de sus células T, cuya buena función es indicador clave en la infección por el VIH.

Lo anterior viene a colación para demostrar los potentes efectos del ajo en las diferentes infecciones y en el caso de estos pacientes con sida, también mostraron mejoría en otros problemas como la diarrea crónica, el crecimiento de cándida, el herpes genital y la sinusitis infecciosa.

El ajo ha demostrado también ser útil en enfermedades como la diabetes, alta presión, alergias, infecciones de todo tipo, dolor de muelas, cáncer, impotencia, resfriados, enfermedad cardíaca, trastornos de los lípidos (colesterol y triglicéridos) y un tratamiento con ajo solo cuesta unos cuantos pesos al mes.

La razón de que el ajo sea tan benéfico en tantas enfermedades tan variadas, parece demostrar la relación que existe entre las diferentes enfermedades, es decir, a diferencia de los medicamentos que son específicos para cada una de estas enfermedades, el ajo ayuda a devolver la salud cuando se le consume diariamente.

Para que el ajo sea efectivo como agente curativo y antibiótico general, necesita consumirse crudo. Debe también ser prensado y expuesto al aire durante diez minutos antes de tomarse para activar su compuesto clave antibiótico. No se preocupe por el sabor y el olor del ajo: prepare un jugo exprimiendo cuatro dientes de ajo, dos tomates y el jugo de un limón para obtener una bebida antibiótica.

Si no tiene extractor de jugos, simplemente ponga estos mismos ingredientes en la licuadora y porepare un licuado con las mismas propiedades. Puede agregar un poco de sal para hacerlo más sabroso. En caso de infección, beba un licuado o jugo de estos varias veces al día. Utilice el ajo para combatir las infecciones, pues al contrario de los antibióticos de farmacia, el ajo además de eliminar los microorganismos que causan enfermedad, eleva las defensas del cuerpo y logra la curación rápidamente.