La Fibromialgia o Fibrosis

Bajo ésta denominación se identifica a una inflamación del tejido fibroso o conjuntivo localizado en los músculos de cualquier parte del organismo, siendo su característica principal, que invariablemente se localiza fuera de las articulaciones. Para tratar de explicar la Fibromialgia se hace necesario recurrir al significado de la palabra, que significa “dolor en los músculos ligamentos y tendones”, los cuales no son otra cosa que las partes fibrosas del cuerpo. Sin embargo, el paciente no reporta alteración alguna ni en tejido, ni en células, circunstancia que dificulta inicialmente su diagnóstico certero, dado que además los estudios de laboratorio y rayos X, son totalmente normales; por lo que resulta prudente realizar un estudio completo con el propósito de descartar la sintomatología de otras enfermedades similares como: el Lupus Eritematoso Sistémico, Polimialgia Reumática, Miositis, Polimiositis, enfermedades de la Tiroides, síndrome de agotamiento crónico, etc.

Pero al tratarse de un proceso de tipo reumático-crónico se caracteriza especialmente por dolores generalizados músculo-esquelético, que lo mismo pueden presentarse por temporadas cortas que prevalecer por años, además de fatiga intensa, por lo que con tan escasa sintomatolgía se le conoce también como “la incapacidad física invisible”, en virtud de que en algunos pacientes que la sufren, los dolores son tan intensos que impiden sus actividades diarias comunes, e incluso también la fatiga varía de persona a persona, pero definitivamente no incapacita totalmente a las personas, y tampoco afecta la longevidad de quien la padece.

Debe quedar establecido que a diferencia de la Artritis, en la Fibromialgia no se presentan dolores o inflamaciones de las articulaciones, debido a que el dolor se produce en los tejidos blandos que rodean las articulaciones de todo el organismo (algunos investigadores lo atribuyen a la liberación de Ácido Láctico, Potasio o Cininas por los músculos). Igualmente se ha podido precisar que puede presentarse a cualquier edad, pero existe mayor incidencia entre los 20 a 40 años, se trata de un padecimiento que afecta más a las mujeres que a los hombres (10 a 1). Por lo que corresponde a sus causas, éstas aún permanecen inciertas, pero al parecer los eventos traumáticos, estrés, depresión o tensión física excesiva, descanso inadecuado, o la exposición a climas fríos o húmedos, pueden estimular su desarrollo, en cuanto a la severidad de dolor, éste puede variar en todas las personas día con día, e incluso cambiar de lugar, pero invariablemente se hace presente en las zonas corporales de mayor utilización, como cuello, hombros, manos y pies. La mayoría de los pacientes reportan molestias asociadas como: Insomnio, rigidez matutina, alteraciones gastrointestinales y genitourinarias, así como en la sensibilidad y el equilibrio o desequilibrios emocionales y en la piel, dolor en cabeza o tórax, depresión y diversas reacciones de tipo alérgicas, entre las más importantes.

En cuanto a su tratamiento efectivo, los mayores logros que se reportan se refieren a la Medicina Alternativa, entre ellos el naturismo y la Acupuntura, a la cual recurrieron los pacientes que determinaron que las sustancias químicas contenidas en los medicamentos, deterioraban aún más su organismo, o simplemente por aquellas que no deseaban seguir consumiendo sustancias químicas a través de las medicinas, aquellos que no encontraron la solución buscada en los tratamientos farmacológicos que todos conocemos, y finalmente por las personas que han procurado evitar los posibles efectos secundarios de los medicamentos (éstos efectos y el de otras enfermedades, se pueden consultar en el Compendio de Espacialidades Médicas, de venta a todo público en las principales librerías, y editado por los laboratorios fabricantes de medicinas). La depresión que reporta el 35.0% de los pacientes afectados, no debe atribuirse exclusivamente a la Fibromialgia, ya que se presenta igualmente en la Artritis Reumatoide y en general en todas las enfermedades reumáticas o dolorosas crónicas.

Sin duda alguna, el éxito de la Naturopatía con éste padecimiento, debe explicarse desde la óptica de que se trata de una disciplina de vida; es decir, principalmente de la prevención o fortalecimiento del organismo, para que por si mismo repela éstos y cualquier ataque, pero principalmente a que se trata de encontrar y subsanar la causa de fondo, sin limitarse al alivio de los SÍNTOMAS, e igualmente a que se estimula la producción orgánica de la Hormona denominada seratonina también conocida como “Hormona de la felicidad”, en razón de su comprobada influencia sobre el Sistema Psico-Nervioso, constituyéndose en un efectivo Neurotransmisor y mediador importante sobre el dolor. Especialmente en el sexo femenino también debe estudiarse la participación de los Estrógenos para la expresión clínica de la Fibromialgia, ya que se trata de algo más que un padecimiento músculo-esquelético, por lo que su estudio debe también ir más allá del dolor y la fatiga, así como sus síntomas asociados, ya que la estadística mexicana arroja que afecta hasta en un 5.0% a la población en general, y que el padecimiento ocurre predominantemente en mujeres (80-90.0% de los casos) de entre 30 y 60 años, siendo además el segundo motivo de visita en el consultorio de los Reumatólogos.

Invariablemente los afectados por Fibromialgia reportan bajos niveles de Serotonina y el aminoácido L-Triptofano, por lo que la Naturopatía se enfoca con la participación de las Cámaras Hiperbáricas y la herbolaria, a estimular la natural producción de ésta hormona; pues no existe actualmente en la medicina Alópata, una cura específica para la Fibromialgia, dice el Dr. Abel Cruz, por lo que dichos tratamientos se enfocan al manejo de los SÍNTOMAS, aunque en muchas ocasiones no asocian el aspecto emocional y depresivo de la enfermedad. La gran mayoría de los médicos tradicionales o Alópatas, consideran como los medicamentos más efectivos para tratar la Fibromialgia, a los antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos; sin embargo, acota el Dr, Cruz, su respuesta satisfactoria llega tan solo al 25.0% de los casos de Fibromialgia.

Hasta el día de hoy los tratamientos de preferencia por los médicos Alópatas o tradicionales, se refiere a la utilización de AINES (antiinflamatorios), Antidepresivos, Relajantes musculares, Infiltraciones mediante inyecciones de anestésicos en los puntos dolorosos, aunque también existe otra corriente que adiciona a sus tratamientos farmacológicos: algunas técnicas de relajación. Masoterapia, termoterapia, crioterapia local en los puntos dolorosos, terapia analgésica con ultrasonidos o corrientes analgésicas (TENS) y el ejercicio físico. Los resultados según reportes, son un poco mejores que aquellos en los que se utilizan exclusivamente los remedios farmacológicos.

Por la limitación de espacio dejaremos para otra colaboración, la descripción que los recursos de la Medicina Alternativa ofrece para la Fibromialgia, que de entrada nos permite omitir la ingestión de medicamentos farmacológicos, con todo y su carga de los terribles efectos secundarios, debidamente documentada por los fabricantes en el compendio de especialidades médicas arriba aludido. Medicina Alternativa con sistemas naturales de salud (Naturopatía), con enfoque Holístico en el que se considera y estudia a todo el organismo como un todo, siguiendo las leyes de la naturaleza y basada en el principio de que todo puede REPARARSE O CURARSE A SI MISMO, mediante el sistema de reencontrar el equilibrio orgánico corporal; es decir, que no se tratan exclusivamente sus SÍNTOMAS, y donde se presenta la opción del beneficio terapéutico de las plantas (herbolaria), los aromas, las frutas, Acupuntura, etc., cuya validez científica se ha establecido a través de miles de años de prácticas sólidas comprobadas sistemáticamente.