Increíbles Propiedades Curativas del Agua

Las terapias que utilizan la aplicación de calor y frío por medio del agua son muy diversas y tienen diferentes utilizaciones y forman parte de la Hidroterapia.El calor puede ser aplicado por medio de baños de agua, de vapor o localmente en forma de compresas o fomentos, baños parciales de pies, piernas, brazos, etc.

BAÑOS CALIENTES

Si se aplican grandes envolturas calientes se producirá la dilatación de los vasos sanguíneos de la piel y aumentará el flujo sanguíneo. La piel se enrojece, el pulso se acelera y la presión arterial, después de una elevación pasajera inicial, vuelve a normalizarse o baja un poco más. El ritmo respiratorio se acelera y si la aplicación de calor es muy intensa y prolongada la hiperventilación pulmonar puede llegar a producir espasmos, por lo que es muy importante tener precaución con estas aplicaciones.



Las aplicaciones de calor húmedo estimulan la sudoración y ayudan a eliminar material tóxicas que son dañinas para el cuerpo.



BAÑOS FRIOS



La temperatura fría produce efectos inversos al calor. El frío hace descender el metabolismo general, retarda todas las funciones del organismo, la circulación se vuelve más lenta, la frecuencia respiratoria disminuye así como la sensibilidad de la piel y la digestión se retrasa.

Los efectos fisiológicos del frío pueden aprovecharse con fines terapéuticos. La forma más conocida quizás es la reducción de la temperatura del cuerpo en caso de fiebre elevada o insolación, en el tratamiento de dolores muy intensos, en casos de quemaduras graves, etc.

HIDROTERAPIA EN CASA

Entre los tratamientos de hidroterapia que pueden practicarse en casa se encuentran los fomentos, los baños neutros, baños de pies calientes, fricciones, baños de piernas, de brazos, baños de asiento, las compresas, bolsas de agua caliente o hielo aplicadas localmente y muchas otras más.

BAÑOS DE PIES CALIENTES

Estos baños de pies calientes son excelentes para aliviar dolores de cabeza congestivos, para detener hemorragias nasales, descongestionar el pecho y para aliviar los efectos de los resfriados.

En un recipiente profundo se pone agua caliente y se meten los pies hasta los tobillos. La temperatura es tan caliente como la pueda soportar el paciente. Se mantiene una jarra con agua caliente para ir agregando más agua caliente a medida que se enfría el agua.

En la frente del paciente se aplican paños de agua fría que se cambian cada cinco minutos. Al terminar la aplicación de agua caliente se bañan los pies en agua fría, se secan perfectamente y se colocan calcetines secos.

No aplicar en piernas con várices o pies que han estado expuestos a la congelación.

DUCHA ESCOCESA PARA LA CIATICA

Rociar con agua caliente o ducha el área de dolor de la espalda, asentaderas, muslos o piernas. El agua debe estar lo más caliente que se pueda aguantar pero sin que llegue a quemar. No interrumpa la aplicación y procure que el rocío se mueva de un lado a otro para evitar la excesiva acumulación de calor en un solo punto. El tratamiento se aplica de las caderas hacia abajo por un período de dos a cinco minutos. Inmediatamente después aplique una ducha fría a todo el cuerpo de cinco o diez segundos. ¡No más!

Repita el procedimiento por lo menos tres veces en cada sesión. Calor-Frío, Calor-Frío, Calor- Frío y luego acuéstese abrigado.