Las Leyes Inmutables de la Riqueza

La población mundial, desde que el mundo es mundo, ha estado y sigue estando dividida por su situación económica: ricos y pobres. Además, en diferentes épocas, esta distinción es más marcada o como le llaman los economistas, la brecha entre la riqueza y la pobreza se ve ensanchada.

Se nos dice, desde el punto de vista místico, que la situación económica de cada persona, es resultado de su propia elección. Pero ¿lo entendemos? y si es así, ¿lo ponemos en práctica?

Deseamos compartir con ustedes, lectores de Mundo Natural, los principios o leyes que rigen la repartición de la riqueza, ya que desde el punto de vista de la naturaleza, todos debiéramos ser ricos, si tan sólo supiéramos cómo apropiarnos de estos principios para beneficiarnos de estas leyes.

1.- Conciente o inconcientemente, la mayoría de las personas eligen limitar su fortuna.

Personas que piensan, creen y se saben pobres. No se visualizan rodeados de lujos y riquezas.

2.- Poseer dinero no tiene nada de malo. Lo que puede diferenciarse en bueno o en malo es la forma de ganarlo o de gastarlo, dependiendo de la ética que se aplique.

Haciendo negocios ilícitos, robando o utilizarlo también para fines no éticos.

3.- El dinero debe ganarse honesta y éticamente sin excepción, además debe acumularse (ganarse) con el fin de dar base al sustento de la vida.

Altruismo o filantropía. Destinar una parte de tu fortuna a ayudar sistemáticamente a personas en situación de necesidad. No es necesario ser millonario para ayudar. Basta llevar todos los meses un poco de comida o dinero a alguien en situación menos afortunada.

4.- El dinero debe gastarse (distribuirse) también con el fin de dar base al sustento de la vida.

Se debe gastar el dinero en compras que beneficien y que le ayuden a alguien a ganarse el sustento. El comercio honrado debe fomentarse, sobre todo al pequeño comerciante que vende galletas o llaveros o lava autos para sostenerse.

5.- La riqueza no debe atesorarse o guardarse; debe fluir.

Las fortunas atesoradas en oro, joyas o dinero no benefician a nadie y despiertan emociones negativas como codicia y envidia. El dinero debe destinarse a fomentar (invertir) el desarrollo de más riqueza. El dinero debe estar destinado a producir más o a ayudar a otras personas a que ganen su sustento.

6.- La pobreza no es piadosa, es decir no se ganan premios para la eternidad por vivir en la pobreza. Ni hay bonos de karma para la siguiente vida.

Evite pensar en la pobreza como destino divino. No se conforme viviendo con limitaciones. Busque y encuentre la forma de ganar más dinero.

7.- Los seguidores de la vida natural tienen la obligación moral de atraer mentalmente y redistribuir los grandes acúmulos de riqueza, para alinearlos con sus creencias y con la total honestidad.

Quienes ya saben como funcionan estas leyes deben continuar mentalizando para atraer y distribuir la riqueza en su familia y comunidad.

Así de sencillas son las leyes que rigen la riqueza en el mundo. Si aplica estos métodos a su vida, estará permitiendo que enormes riquezas fluyan hacia y a través de usted.

Algo muy importante: jamás pronuncie las palabras fatales, porque se cumplirán al pie de la letra:
No tengo dinero.
¿Yo? ¿con qué?
No tengo ni en qué caerme muerto
Nací pobre y así he de morir
No tengo ni un “cinco”.
Ando bien “bruja”.

Por el contrario, repita sin cesar y aunque no venga al caso:

¡Soy tan afortunado!
¡Ahora estoy en mis “vacas gordas”!
Nunca me había ido tan bien
No me falta el dinero
Siempre he tenido para todo
Mis negocios van mejor que nunca

¿Captó la idea? Recuerde lo que se dice de nuestras palabras: Lo que expreses en voz baja o en voz alta se te concederá. O lo que es lo mismo, lo que tu pidas, ya sea bueno o malo, el Universo conspirará para hacerlo realidad.