La Jugoterapia y sus Aplicaciones

Nuestro cuerpo para su correcto funcionamiento diario demanda alimentos. Si no restablecemos su consumo diario y no le devolvemos los elementos que lo forman y normalizamos las cantidades que de ellos requiere, sin remedio enfermaremos. Los vegetales y sus jugos nos ayudan a restablecer el delicado equilibrio de nuestro cuerpo. Algunos ejemplos muy sencillos pero muy eficaces de la terapia con jugos, se anotan a continuación. Utilice un extractor de jugos y beba un vasito diario de estos jugos a diferentes horas del día.

Jugo de Zanahoria

En el jugo de zanahoria hay los suficientes valores minerales para darle al cuerpo sus requerimientos diarios. Ayuda a resistir las infecciones, solucionar problemas en intestinos e hígado. Es un depurador muy potente del organismo y es excelente para los padecimientos de los ojos y de la piel. Tome un vasito de jugo de zanahoria diariamente, recién extraído.



Jugo de Apio



El apio es una fuente incomparable de calcio orgánico, necesario en la rehabilitación y desarrollo del organismo. Proporciona sodio asegura menos enfermedades pulmonares. Su contenido de hierro y magnesio es útil para los nervios y la sangre. Combate enfermedades como hemorroides, várices y reumatismo. Un vaso diario.



Jugo de Lechuga para recuperar el Cabello



Al igual que la alfalfa la lechuga contiene grandes cantidades de hierro y magnesio para favorecer el desarrollo de los glóbulos rojos. Es fuente de vitalidad para el cerero y sistema nervioso. Contribuye para el desarrollo de los músculos y como reconstituyente del cabello. Se prepara con lechuga orejona y no la de cabeza o cristal.