Revista Mundo Natural
 
 

Veneno del Escorpión Azul: una Esperanza contra el Cáncer


foto
Escorpion Azul

En la isla caribeña de Cuba, muy cercana al imaginario triángulo de las Bermudas, es creencia popular en cierta parte de la isla donde es más fuerte el magnetismo de esta ventana dimensional, que los animales ponzoñosos como el escorpión azul, especie que vive sólo en Cuba, en lugar de ser tóxico su veneno, tiene propiedades curativas y su ponzoña es utilizada como remedio curativo para una miríada de enfermedades graves, desde Parkinson, SIDA, cáncer, lupus, etc.

Hace más de veinte años, esta historia mítica, llevó a un biólogo cubano a iniciar trabajos de investigación sobre las propiedades curativas del veneno del escorpión azul (Rhopalurus junceus), e inició sus estudios apoyado por un grupo de científicos quienes tras obtener la ponzoña del artrópodo, estimulándolo a inyectarla en recipientes especiales sin dañar al animal, obtener tres gotas de la preciada secreción por picadura, para preparar el producto.

El equipo de investigación inició sus estudios haciendo pruebas en perros con padecimientos cancerosos que se prolongaron durante varios años, hasta desarrollar un producto que llamaron Escozul, que fue el que dio fama al biólogo Misael Bordier. A la muerte del científico, el gobierno cubano decide continuar la investigación del fármaco, manteniendo los más estrictos estándares de calidad, tanto para la crianza de los escorpiones, como para la elaboración del producto y la administración sin costo para todo aquel paciente que lo solicite, mientras continúa en fase experimental.

Esta historia que pareciera una leyenda urbana más, se ha convertido en historia de esperanza verdadera para miles de personas que siguen beneficiándose hasta nuestros días con este tratamiento.

En la ciudad de Chihuahua, entrevistamos a una persona, abogada y maestra jubilada, en plena actividad social y profesional, quién amablemente nos comparte su historia y su experiencia con el veneno del escorpión azul, a un año de su diagnóstico de cáncer de estómago.

La abogada y maestra refiere que, a mediados del año 2009 fue diagnosticada con un cáncer gástrico. Como tantas otras personas, buscó atención en la medicina oficial, fue diagnosticada correctamente y sometida a una cirugía para retirar el tumor junto con gran parte de su estómago para culminar su tratamiento con una serie de sesiones de quimioterapia, que por poco acaban con su vida, si no hubiera sido por los cariñosos y firmes cuidados de su familia que durante varios meses lucharon para que sobreviviera.

Después de perder más de veinte kilos de peso, y pasar semanas de terrible sufrimiento, encuentra en la ciudad de México la opinión de un cirujano que le informa que su operación no fue practicada de forma adecuada y que debe intervenirla nuevamente para salvarle la vida. Así en menos de medio año es sometida a otra delicada intervención, para mejorar el funcionamiento de su sistema digestivo, quedándole el estómago del tamaño del puño de un bebé.

Comienza a comer un poco mejor y a los seis meses, es sometida a estudios de control, en los que aparece una “mancha” sospechosa, ahora muy cerca de las arterias del corazón. Acude con los médicos quienes le indican una operación para tratar de extirpar el nuevo tumor que se ve en la imagen. Sólo que antes de aceptar la tercera cirugía, se comunica con el cirujano de la ciudad de México quien le desaconseja la operación por ser altamente riesgosa y poner en peligro su vida, recomendándole solamente quimioterapia para ver si evoluciona favorablemente.

Se encuentra así en el gran dilema de decidir si se somete a una cirugía muy riesgosa o permanecer a la espera de la evolución del nuevo tumor después del embate de otra ronda de quimioterapia.

Como muchas personas enfermas de cáncer, sigue la recomendación de una familia mexicana radicada en Canadá quienes le recomiendan seguir un tratamiento prometedor que realizan en Cuba a base del veneno de escorpión. Con la esperanza puesta en el tratamiento recomendado opta por viajar a Cuba a buscar el tratamiento alternativo y ya en la isla, acude a la clínica Labiofam donde es atendida por la Dra. Marisela Espronceda para obtener tratamiento con el veneno del escorpión azul, el que ha seguido al pie de la letra desde hace más de tres meses.

A la fecha, ha empezado a recuperar peso, los estudios médicos arrojan resultados favorables donde no aparece ya más el tumor y el conteo de células cancerosas se mantiene al mínimo. Pero lo más importante, su estado general se mantiene estable en muy buenas condiciones físicas y anímicas.

Ya efectuó su segundo viaje a la isla para recibir el segundo tratamiento y la revisión por parte de los oncólogos cubanos, quienes dan fe de su evolución positiva al tratamiento con el veneno del escorpión azul, que tendrá una duración de seis meses los que está a punto de completar.

En los documentos de investigación de la droga, se asegura que el veneno del escorpión azul tiene un efecto clínico positivo en el 97% de los casos de cáncer. Este tratamiento aún en fase de investigación, ha beneficiado a miles de enfermos, ha sido aprobado por el Ministerio Cubano de Ciencia, Tecnología y Ambiente (CITMA) y ratificado por el Instituto de Oncología y Radiobiología Cubano, que lo han denominado oficialmente como “Toxina de Origen Natural”, cuya forma de acción se ha documentado que:

Inhibe la proteasa, una enzima que rodea como una membrana todo tipo de cáncer. Se sabe que la proteasa funciona como una especie de hábitat en que el tumor se reproduce y se expande célula por célula. Al impedir la formación de esta membrana, el tumor frena su expansión y empieza a secarse. No ataca a las células malignas directamente, sino que actúa evitando su desarrollo, inhibiendo la membrana celular y evitando el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos.

El Veneno del Escorpión Azul actúa de tres formas contra el cáncer:

1. Estimula el sistema inmunológico del paciente. Incrementa el número de glóbulos blancos de la sangre, o sea las células encargadas de la defensa de la inmunidad de la persona. En todos los procesos cancerosos la inmunidad juega un papel importante e incluso se plantea que en algunos tipos de cáncer, el papel inmunológico es determinante.

2. Una segunda forma en que el Escoazul actúa, según han visto en los estudios anatomo-patológicos que se le han hecho tanto a los animales de experimentación como en la necropsias, es que parece que entre los componentes del veneno de este alacrán existe un factor que inhibe el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis) que alimentan al tumor. Al inhibir el desarrollo de nuevas arteriolas se frena el crecimiento de los tumores.

3. En tercer lugar se conoce y se estudia que hay componentes que actúan sobre la membrana celular y al actuar sobre ella inhiben su función, fundamentalmente los canales de sodio y de potasio. Además ofrece un efecto inmunomodulador (eleva los anticuerpos), es antiinflamatorio, es altamente analgésico y anestésico, inhibe la angiogénesis (formación de venas y arterias) y actúa en los canales electroquímicos a nivel de la membrana celular, lo cual reduce o desaparece muchos tumores. En otros casos facilita el encapsulamiento y cesa la actividad tumoral, en correspondencia con su clasificación, estadio y edad del paciente.

Si usted o algún familiar tiene diagnóstico de cáncer y desea probar un tratamiento alternativo diferente al tradicional de cirugía + quimioterapia + radioterapia, puede pedir informes o trasladarse directamente a Cuba. El tratamiento es gratuito y sólo le solicitan documentar el diagnóstico médico, estudios de imagen del o los tumores, así como llevar el protocolo de los médicos oncólogos cubanos, para entregarle dosis para tres meses de tratamiento con el veneno del escorpión azul, que es un biológico tomado etiquetado como "Toxina de Origen Natural”.

Cuídese de adquirir por internet o por otros intermediarios productos que dicen ser el genuino veneno de escorpión azul. Tenga en cuenta que extraer la toxina del alacrán auténtico (que es muy escaso), es una tarea que solo se puede hacer en laboratorio con técnicas complejas ,además de que debe tratarse a temperaturas adecuadas, garantizarse su pureza, mezclarse en las dosis adecuadas de acuerdo a criterios científicos y médicos. El tratamiento verdadero con esta toxina debe llevarse como parte de un protocolo de la medicina cubana, el cual con gusto brindan gratuitamente a quien lo solicite.

Instituto Labiofam , Av. Independencia km. 16.5 Rancho Boyeros, Santiago de las Vegas. La Habana, Cuba e-mail labiofam@infomed.sld.cu con la doctora María Isabel Bermúndez o Dra. Marisela Espronceda. Teléfonos: (53 7) 683-0924, 684-9661, 683-2151.

http://ntsa.wordpress.com visite esta página web para mayor información sobre el tratamiento y organización de su viaje.
Comenta este artículo:










 
 









acento.com.mx

Mundo Editorial Derechos Reservados 2014
Sitio Desarrollado por noticias de Chihuahua
Mapa del sitio | Lista de Articulos