Niños Hiperactivos

Los refuerzos o recompensas por los comportamientos positivos en los niños hiperactivos, así como el desalentar con castigos los comportamientos indeseables, funcionan en las mismas áreas del cerebro que las drogas como el Ritalin. Esta conclusión fue a la que llegaron los investigadores de la Universidad de Nottingham y que han publicado en la revista médica Biological Psychiatry.

Esta conclusión fue a la que llegaron los investigadores de la Universidad de Nottingham y que han publicado en la revista médica Biological Psychiatra.

Aunque el tratamiento médico y la terapia conductual parecen ser tratamientos muy diferentes para atender el déficit de atención y la hiperactividad, este estudio sugiere que ambas formas de intervención tienen mucho en común, en términos de los efectos que producen en el cerebro, pues ambas ayudan a normalizar componentes similares de la función cerebral y por tanto a mejorar su desempeño.

Las personas diagnosticadas con déficit de atención y trastorno de hiperactividad, sufren de impulsividad y baja atención, debido a su dificultad de concentración en una tarea por largos períodos de tiempo y tienen bastante dificultad para desempeñarse adecuadamente en sus labores escolares o de trabajo.

Desde hace muchos años, el tratamiento preferente por parte del médico, ha sido con drogas como el Ritalin que actúa sobre las áreas del cerebro asociadas con la capacidad de poner atención.

Por esto, es notable que al observar niños conectados a un monitor de electroencefalograma, para observar sus cerebros mientras se entretenían con un videojuego especialmente diseñado, cuyo objetivo era atrapar seres extraterrestres de cierto color, los resultados hayan descubierto que responden mejor con el sistema de recompensas y catigos que con el medicamento pues en el grupo de las recompensas y castigos la puntuación fue cinco veces más alta que en el grupo que tomaba medicamento. El electroencefalograma también demostró que las recompensas y castigos activan las mismas áreas del cerebro que las drogas que se usan normalmente para tratar el trastorno.

El juego en sí, presenta cierta dificultad para los niños con este trastorno, ya que deben resistir el impulso de atrapar los alienígenas de otros colores. Para compensar el comportamiento esperado, los niños obtenían puntos cuando atrapaban al ente correcto, y los perdían cuando atrapaban uno de otro color.



Los científicos opinan que los niños con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad deben recompensarse o castigarse inmediatamente por su comportamiento para que la estrategia sea eficaz.