Taquicardias en la Menopausia: Remedios Eficaces

Si usted sufre de “palpitaciones” o de taquicardias, y comienza a comentarlo aquí y allá, se sorprenderá de la gran cantidad de mujeres que las padecen y que no encuentran solución a este problema. Ahora bien, debemos distinguir la diferencia entre las llamadas palpitaciones y la taquicardia.

Palpitaciones se le llama a la sensación de los latidos del corazón que se perciben como pulsaciones fuertes e imprevistas. En ocasiones, sólo se percibe un desagradable latido cardíaco con mucha fuerza o que siente que los latidos desaparecen o se detienen, dando la sensación de que el corazón se paró ya que el próximo latido se produce después de una pausa compensadora.

La Taquicardia se caracteriza porque aumenta el ritmo del corazón, a más de 100 latidos por minuto en reposo, pero todos los latidos son iguales y muy rápidos. Se dice que las personas que padecen taquicardias tienen una vida normal ya que no es una enfermedad grave ni nada que se le parezca. Pero aquí podemos agregar que quién las padece no opina lo mismo, pues son episodios bastante estresantes por imprevistos y porque no ceden fácilmente.

Aunque las palpitaciones y las taquicardias también ocurren junto con otros síntomas de enfermedad cardiaca seria, cuando se presentan sin ningún otro síntoma, en la mayoría extensa de los casos pueden ser debidas a los cambios hormonales del organismo femenino, y desencadenarse por varias razones como por ejemplo: ejercicio, miedo, angustia, emociones, depresión, alcohol, drogas, tabaco, nerviosismo entre otras y hasta sin causa aparente.

A falta de certezas en el origen de la taquicardia, se cree también que son una de las formas que tiene el organismo de hacer una llamada de auxilio para que se le ponga atención y comenzar a hacer cambios en el estilo de vida, antes de desarrollar enfermedades más graves o crónicas.

Lo primero que debe atenderse en caso de sufrir taquicardias, es el funcionamiento intestinal, evitando el estreñimiento, los gases y el estómago sobrecargado. Un organismo acidificado también puede responder con taquicardia al desarrollar problemas circulatorios y desequilibrios provocados por la depleción de minerales y vitaminas esenciales para su adecuado funcionamiento.

Si usted padece de taquicardias frecuentes, es tiempo de que comience a alcalinizar su sangre con las recomendaciones que se enumeran en el texto Alcalinizar: el Camino a la Salud, en este mismo número.

Sin negar ni afirmar las causas de este trastorno, sólo mencionaremos aquí los remedios que se utilizan de forma tradicional para controlar los episidios de taquicardia y hacerlos desaparecer en unas pocas semanas.

Las hierbas que se enlistan deben formar parte de un tratamiento herbolario para la taquicardia que se tomará durante un mes. Puede repetir más adelante si vuelven las palpitaciones. No olvide atender la alimentación que debe ser de lo más natural.

Tres veces al día con las comidas tome:
2 caps. de Espino Blanco
1 cap.de Castaña de Indias

Por la Mañana y noche:
Vitamina E 400 UI
2 tabs. de levadura de Cerveza
400 mgs, Coenzima Q10

Por la Noche:
1 Cápsula de Valeriana

Terapia Física:
Masaje relajante cada semana.
Baños de agua fría en los brazos.



La taquicardia es un trastorno común durante el embarazo y obedece a los cambios hormonales que se están efectuando en el organismo de la mujer gestante, así que no es nada difícil que en las mujeres postmenopáusicas, se comiencen a manifestar también por la misma razón: cambios hormonales. Los trastornos de la menopausia tienen muchas caras, aparecen en los años inmediatos posteriores a la menopausia o pueden iniciar y mantenerse muchísimos años después en la llamada post-menopausia.