Vinagre de Manzana: Remedio Universal

El Vinagre de Manzana es un multi-remedio muy popular desde hace muchos de años. No hay libro ni referencia a los remedios caseros o medicina popular que no contenga varias referencias a los usos que tiene en el hogar.

La versatilidad del vinagre de manzana se extiende en su utilización, desde para una indigestión, para dolores artríticos y hasta para bajar de peso.

Es importante hacer notar que el vinagre de manzana que se usa con fines medicinales, es el preparado en casa, porque el envasado industrialmente no conserva propiedades curativas debido al proceso de fabricación.

El vinagre de manzana tiene gran popularidad mundial como remedio para muchos trastornos y seguirá disfrutando de su fama por muchos años. A partir del nuevo milenio, el uso del vinagre de manzana se disparó debido al auge de las dietas y sistemas para adelgazar, para cuyo uso es de gran utilidad.

El uso que tiene para bajar de peso, es por la hipótesis de que el vinagre de manzana estabiliza los niveles de azúcar por más tiempo, lo que a su vez ayuda a controlar el apetito. En este caso, se recomienda tomar de 1 a 2 cucharaditas de vinagre de manzana mezclado con agua antes de cada comida. Añadir vinagre de manzana en cada comida, ayuda a quienes tienen diabetes porque se piensa que estabiliza los niveles de azúcar durante varias horas.

Los beneficios que presta el vinagre de manzana son abundantes. Muchas personas que tienen reflujo ácido crónico, han notado la casi desaparición de sus síntomas después de tomar sin falta, con cada comida una cucharada de vinagre de manzana. También, se utiliza como alivio para la indigestión común y los malestares estomacales después de ingerir ciertos alimentos como grasas, comidas picantes, carnes, etc.

En los trastornos de la piel se usa como astringente tópico para la piel susceptible al acné, aunque hay quienes aseguran que tomado diariamente, ayuda a desaparecer el acné. También se utiliza para deshacerse de las verrugas, para lo cual se aplica una bolita de algodón empapado en vinagre a la verruga y se fija con un poco de tela adhesiva durante la noche, hasta que la verruga se desprenda por sí sola.

Uno de los beneficios que más se mencionan, es que quienes lo toman diariamente raramente se enferman, aunque el mecanismo exacto por el que se obtiene este interesante “efecto secundario”, puede deberse a su especial combinación de vitaminas, minerales y enzimas. También, debo agregar que posee propiedades antimicrobianas y antisépticas, lo cual explicaría por qué combate las verrugas.

El vinagre de manzana también posee un componente llamado ácido acético, que puede ser el responsable de aliviar la indigestión, facilitar el metabolismo de las grasas y estabilizar los niveles de azúcar. Estas propiedades combinadas con su contenido de vitaminas y enzimas es una magnífica adición para cualquier régimen alimenticio sano.