¿Es el Cansancio Crónico una Enfermedad?

Muchos artistas y cantantes sufren de vez en cuando crisis de cansancio por exceso de trabajo o porque se exigen demasiado a sí mismos y es frecuente que sufran colapsos durante los ensayos o presentaciones debido a que el agotamiento llega a un punto en que el cuerpo no puede resistir más y se rinde.

En estos casos, la prescripción médica es descanso y más descanso. Pero, ¿existe el cansancio como enfermedad, o es sólo una excusa para tomar vacaciones?

La Organización Mundial de la Salud dice que la fatiga extrema es una consecuencia verdadera, que puede desencadenarse por factores tan variados como el calor, el embarazo, una sobrecarga de trabajo y la vida en combate. La fatiga también se presenta como acompañante del cáncer, el hipotiroidismo y otras enfermedades.

Ahora bien, en la actualidad, el ritmo de vida actual obliga a muchas personas a trabajar más horas, a dormir menos y a vivir en constante estrés, lo que contribuye a largo plazo al desarrollo de enfermedades agudas entre las que se incluye la depresión, enfermedades del corazón, problemas gastrointestinales, infecciones y resfriados.

Un ritmo de vida así, durmiendo poco, con muchas preocupaciones y responsabilidades, con el tiempo puede desencadenar el colapso físico y emocional. Esto se ve con frecuencia en los empleados de maquiladoras con turnos nocturnos.

La fatiga extrema también la pueden desencadenar además de los factores mencionados, las adicciones y el alcoholismo.

Así que si nosotros mismos no ponemos un límite a nuestro ritmo de trabajo, buscando tiempo para nosotros mismos, para el descanso y el esparcimiento, es posible que lleguemos en algún momento a estos extremos.

Por lo anterior, se concluye que el cansancio o fatiga acumulados cuando no se deben a un trastorno existente no son una enfermedad como tal, porque la recuperación llega con tal solo descansar y suprimir los factores que la desencadenaron.

La curación para el cansancio es pues el descanso. Tómese por lo menos un fin de semana de descanso y sueño, además de dormir por lo menos ocho horas diariamente entre semana. Piense en usted, viva más y trabaje menos.