La Gratitud, una de las Claves para Mantener un Matrimonio Feliz

La gratitud se define como la virtud que nos permite reconocer interior y exteriormente lo que alguien nos entrega u obsequia. Digamos que la gratitud consiste en la actitud o disposición que se despierta de un corazón agradecido.

Cuando este sentimiento es genuino, tratamos de manifestarlo con palabras y obras. Pero, ¿qué pasa cuando en el diario vivir y convivir con nuestra pareja nos olvidamos de darle las gracias por todo lo que hace por nosotros o nos da? Y la mejor pregunta, ¿qué sucede cuando nos cuidamos de agradecerle por los pequeños gestos y obsequios que recibimos de ella?

Resulta que un grupo de investigadores han concluído un estudio en el que observaron el comportamiento de decenas de parejas en su diario vivir, y anotaron cuáles eran los momentos que mejor influían en la relación. Después de analizar y comparar los resultados de la prueba, aseguran que las ventajas de ser agradecidos influencia positivamente a los matrimonios que tienen problemas.

Las acciones como felicitar al compañero cuando logra un éxito profesional o simplemente porque apoya con las responsabilidades hogareñas, con el cuidado de los niños o al recibir un regalo inesperado.

Los sentimientos de gratitud y generosidad ayudan a solidificar las relaciones con las personas que son importantes para nosotros y lo más importante, la gratitud es un camino de dos vías, beneficia tanto a quien da como a quien recibe.

La gratitud en la pareja y en la familia, resulta ser un factor clave para lograr relaciones armoniosas y lo más interesante, es que ¡no cuesta nada! Además de darle las gracias sinceras a nuestra pareja por todo lo que merece agradecimiento no olvidemos otras actitudes que abonan mucho por nuestro matrimonio:

Dile a tu pareja que la amas
Aun cuando las acciones hablan más fuerte que las palabras, las palabras seguido hablan más claro que las acciones. De vez en cuando dile lo que sientes por ella. No olvides que muchos de nosotros damos esto por sentado y no nos damos cuenta que escuchar de vez en cuando que somos amados nos lleva a un momento de alegría y felicidad.