Mejora tu Salud con un Buen Masaje

En Inglaterra se edita desde hace muchísimos años una revista científica llamada Journal of Alternative and Complementary Medicine, donde se publican los resultados de estudios relacionados con terapias alternativas y que en ocasiones recomiendan como tratamiento complementario a los tratamientos médicos.

En este caso, está lo publicado en el número del mes de octubre de este año, donde recomiendan los beneficios del masaje, que acaban de descubrir, al comparar la mejoría de un grupo de pacientes hospitalizados que recibieron masajes contra aquellos que no los recibieron.

El masaje es popular en norteamérica, donde casi el 9 por ciento de los adultos reciben al menos un masaje al año, que utilizan como parte de sus acciones para sentirse mejor, pero hasta ahora, no se había comprobado científicamente el beneficio que brinda al sistema inmunológico un buen masaje.

Desde siempre, el masaje se ha utilizado como herramienta incomparable para ayudar al cuerpo y a la mente a restablecer su equilibrio. Ni que decir de sus beneficios en casos de dolor y enfermedad. Y es que es un hecho que instintivamente nos llevamos las manos a la parte que nos duele o nos molesta y la masajeamos, y solemos hacer lo mismo en otras personas, tratando de ayudar espontáneamente.

Efectos
El simple hecho de acudir a un o una terapeuta para recibir un masaje, es permitir que la otra persona se acerque a nosotros, y nos toque con sus manos. Con esta acción, se rompen todas las barreras de espacio imaginario con que nos rodeamos inconcientemente y que nos mantiene aislados muchas veces.

A través del masaje, si el terapeuta logra una buena conexión con la persona, sucede un fenómeno particular, en muchas ocasiones se abren los canales de comunicación y ocurre, que comienza a fluir una corriente de confianza que desemboca en la revelación de situaciones íntimas que muchas veces, ni sabíamos que nos están mortificando emocionalmente y que son la causa subconciente que provoca el malestar que nos aqueja.

Pero, si queremos desmenuzar cómo es que nos ayuda el masaje, es necesario que vayamos por partes.

Estrés
Nuestro cuerpo tiene un mecanismo de regulación automático que actúa activándose en casos de emergencia y tensión. Entra en acción cuando nos encontramos en situaciones de estrés.

Cuando la situación de estrés se prolonga por largos períodos, meses o aún años, el organismo va sufriendo tal desgaste, hasta que se producen verdaderas enfermedades.

La importancia del masaje se encuentra en que es capaz de romper este círculo, activando el sistema automático de relajación, que en oposición al anterior, desencadena en el cuerpo todos los mecanismos necesarios para recuperar sus funciones de reparación.

Sistema inmunológico
Este sistema, también llamado de defensa, está íntimamente relacionado con el estado psíquico y emocional de la persona, y por tanto inevitablemente el estrés es un factor de influencia negativa para él.

Físicamente, el sistema inmunológico está relacionado con el tejido conectivo, los vasos sanguíneos y la sangre. Al influir en estas áreas mediante el masaje, podemos equilibrar también nuestro sistema inmunológico.
Si sumamos a todos estos efectos fisiológicos el componente de comunicación y relación humana ya mencionado, concluiremos con seguridad que el masaje mejora inevitablemente el estado integral de la persona, equilibrando áreas físicas, mentales y emocionales.

El masaje, en sus distintas variedades, ha acompañado al hombre en todas las culturas a lo largo de su historia. Indudablemente permanecerá a su lado en los caminos todavía por recorrer, adaptándose a las necesidades de cada momento, como un aliado inseparable de su salud.

Sistema músculo esquelético
El masaje ayuda a mantener las articulaciones en óptimas condiciones de funcionamiento al estimular y movilizar la circulación sanguínea y al flexibilizar la musculatura y los ligamentos que rodean las diferentes articulaciones.
Las contracturas musculares ocasionadas por las posturas mantenidas en las horas de trabajo y por la tensión mental, pueden aliviarse con el masaje, antes de que se conviertan en un problema más crónico y desestabilicen otras áreas del organismo.

Sistema circulatorio
Al presionar y manipular los músculos, se ayuda a mantener los vasos sanguíneos flexibles ayudando a prevenir el endurecimiento de las arterias y mejorar la circulación de retorno de las extremidades inferiores. Gracias a la activación de sistemas de funcionamiento automáticos del cuerpo puede también controlar la tensión arterial y el ritmo cardíaco.

Sistema digestivo
Los procesos digestivos pueden verse mejorados por las manipulaciones directas del masaje sobre el área abdominal. Otro modo en el que actúa el masaje sobre este sistema es a través de los mencionados mecanismos automáticos de relajación del organismo. Estos influyen directamente en el movimiento y la producción de secreciones digestivas, lo que mejora problemas gástricos e intestinales.