Desintoxicación Profunda del Intestino

Un preparado a base de cáscara de la semilla del Psylium plantago (Zaragatona) y la arcilla medicinal, constituyen la forma más sencilla y eficaz de efectuar una limpieza del intestino grueso.

Para preparar esta fórmula limpiadora se usa la arcilla medicinal que se compra en farmacias, tiendas naturistas o farmacias homeopáticas y se disuelve una cucharadita de arcilla en un vaso grande de agua y se agrega una cucharadita de polvo de zaragatona que es una fibra en polvo que puede adquirirse también en farmacias o tiendas naturistas.

Enseguida se toma otro vaso de agua. Durante el día, se tomarán de ocho a 10 vasos de agua, de acuerdo a su peso (vea La Cura del Agua en este mismo número).

La preparación de psilio y arcilla deberá comenzar a tomarse diariamente en la mañana con el estómago vacío y antes de acostarse, una hora después del último alimento.

Después de tres días, se aumentará hasta tres o cinco preparaciones al día, siempre cuidando que sea la toma una hora antes o después de los alimentos.

Al cabo de unos cuantos días el intestino comenzará a arrojar substancias mucosas de color obscuro, como señal de que ha se ha iniciado la fase de limpieza profunda de este órgano. Continúe tomando el preparado hasta que cese el desalojo de materias nocivas. Se recomienda efectuar este tipo de limpieza del intestino, dos o tres veces al año.

Mientras se hace la limpieza, tome diariamente yogurt natural que contenga probióticos, para reponer la flora intestinal.

Si se presenta estreñimiento pertinaz durante la limpieza, beba mayor cantidad de agua o aplique enema de agua o un colónico para liberar la materia fecal retenida. Suspenda la toma del preparado hasta que el intestino normalice sus evacuaciones.

Para que este tratamiento de limpieza sea más eficaz, reduzca o elimine de su alimentación las carnes, lácteos, harinas, azúcar y alimentos procesados.

Para complementar esta desintoxicación, cepille la piel de todo el cuerpo con cepillo de cerdas naturales diariamente. Antes de bañarse, cepille rápidamente en seco durante un par de minutos con trazos largos en dirección al corazón, comenzando por los pies. El cepillado ayuda al cuerpo a desintoxicar la sangre a través de la piel y los tejidos través del sistema linfático.

La semilla de zaragatona y la arcilla ayudan a eliminar parásitos y el hongo de la cándida del intestino.

Después de efectuar este tratamiento, su cuerpo reflejará el beneficio de la limpieza del intestino en forma de mejores digestiones, piel rejuvenecida, desaparición de trastornos y achaques crónicos, mayor vitalidad y mejor humor ante la vida. Pruébelo, se maravillará de los resultados.