Utiliza tu Conciencia para Crear el Cuerpo Sano que Necesitas

Somos las únicas criaturas en la superficie de la Tierra capaces de transformar nuestra biología mediante lo que pensamos y sentimos.

Nuestras células están constantemente observando nuestros pensamientos y siendo modificadas por ellos. Un ataque de depresión puede arrasar nuestro sistema inmunológico; serenarse, al contrario, puede fortificarlo tremendamente.

La alegría y la actividad armoniosa nos mantienen saludables y prolongan la vida. El recuerdo de una situación negativa o triste, libera las mismas hormonas y sustancias biológicas destructivas que el estrés.

Tus células están constantemente procesando todas tus experiencias y metabolizándolas de acuerdo con tus puntos de vista personales. No se puede simplemente captar datos aislados y confirmarlos mediante la razón. Según como interpretas la información que te llega, te transformas tú mismo. Tus pensamientos actúan como transformadores bio-químicos.

Quien está deprimido proyecta tristeza por todas partes del cuerpo. La producción de neurotransmisores a partir del cerebro se altera, el nivel de hormonas varía, el ciclo del sueño se interrumpe, los receptores neuropéptidos en la superficie externa de las células de la piel se modifican, las plaquetas sanguíneas se tornan más viscosas y más propensas a formar grumos y hasta las lágrimas contienen trazos químicos diferentes al de las lágrimas de alegría. Todo este perfil bioquímico se modifica drásticamente cuando estás en estado de tranquilidad.

Estos hechos confirman la gran necesidad de usar nuestra conciencia para crear el cuerpo que realmente necesitamos. El proceso de envejecimiento puede ser neutralizado cada día, sólo con pensar en positivo y no dejarnos llevar por fatalidades, ni esperar siempre lo peor de lo que nos sucede.



¿Quieres saber cómo está tu cuerpo hoy? Entonces recuerda lo que pensaste y sentiste ayer.

¿Quieres saber cómo estará tu cuerpo mañana? ¡Observa tus pensamientos y emociones de hoy!

¡Recuerda que al abrir tu corazón y tu mente evitarás que algún cirujano tenga que hacerlo!

Según Hansrat Ali: La medicina está en ti y no la utilizas. La enfermedad la generas dentro de ti y no te das cuenta.