Aprenda a Curarse con la Mente

Ante una enfermedad ya sea leve o grave, es inevitable sentirnos indefensos y es de todos conocido que cuando el enfermo es un familiar o amigo, tenemos muchas recomendaciones y sugerencias que hacerle, pero cuando se trata de nosotros mismos, nuestra mente se queda en blanco y no se nos ocurre nada que podamos hacer para salir de la situación, más que echarnos a llorar y lamentarnos de nuestra mala suerte.

Es un hecho comprobado ya científicamente que muchas enfermedades que hasta ahora han sido tratadas por la medicina occidental únicamente por medio de productos químicos y por cirugía, pueden ser igualmente curadas en una forma natural, logrando en la persona un estado de mente positivo y estimulando en ella un deseo genuino de superar su crisis física y ¡sobrevivir!

En cuatro recomendaciones que puede seguir paso a paso, le diremos cómo hacer para que aprenda a curarse con la mente.



1. Ante una enfermedad, lo más importante para la persona que la presenta, es obtener toda la información que pueda sobre la misma y enfocar las posibilidades de curarse o sobrevivir con una actitud realista y positiva en todo momento.

En la actualidad hay información disponible de diferentes fuentes explicada en lenguaje común. Ante su médico, no dude en hacerle todas las preguntas que tiene en su mente y no titubee para que le responda sus ansiedades más íntimas, pues es el primer paso para liberarse de la tensión angustiosa y los temores que ya le están afectando su salud física y mental.



2. Como segundo paso, es imprescindible aceptar que una forma de curación natural, sumamente efectiva, es adoptar una actitud positiva y optimista. "Estoy enfermo y no lo pude evitar, pero sí tengo fuerzas para luchar y no me voy a rendir ante esta enfermedad. Me voy a curar porque aún me quedan muchas cosas importantes por hacer en la vida y no voy a dejar que este obstáculo cancele mis metas".



3. No se imponga metas de curación "irreales", es imposible lograr la remisión de una enfermedad de la noche a la mañana por muy grande que sea su poder mental. Prefiera limitar su optimismo a pequeñas metas que le sean más fáciles de alcanzar y que no lo defrauden en ningún momento. Así, permitirá que su auto-confianza se fortalezca en el proceso y que pueda avanzar hacia metas de curación más ambiciosas.



4. Manténgase activo en todo momento. Algunos científicos consideran que "el cansancio es únicamente un estado mental" Y que con la actitud debida el cuerpo puede sentirse constantemente cargado de energía. ¡Siga este consejo!



El optimismo cura. Una curación natural a la que todos tenemos acceso y cuyo único costo es el esfuerzo que hay que hacer para sentirnos bien en todo momento.



Motívese a superar la enfermedad con mucho optimismo, estará ayudando a su cuerpo a fortalecer los procesos inmunológicos que está haciendo para recuperar la salud.



La fe, el entusiasmo y una actitud positiva son elementos imprescindibles para que una persona supere los embates de una enfermedad.