Sentido Común: Energía y Salud

Dr. Richard M. Chin, La Energía Interior

Dice el Dr. Chin que las vidas equilibradas empiezan con la decisión de hacerlas equilibradas, pues en la actualidad, con todas las distracciones, tantos compromisos, responsabilidades y lo complejo de nuestras vidas, tomar decisiones adecuadas para mantenernos en equilibrio probablemente nunca había sido más difícil.

Este doctor en medicina china, está convencido que una vida plena con el máximo de energía sólo puede surgir de un estilo de vida energéticamente equilibrado pues nuestro sistema de energía sólo está completamente equilibrado cuando toda nuestra energía esté trabajando para cada uno de nosotros, y nada esté siendo desperdiciado.

Sus reflexiones y consejos:

Hay que saber que cualquier enfermedad, incluyendo el exceso de fatiga o el sobrepeso, es una señal de que tu vida no está en equilibrio y mientras que algunas de estas señales pueden no parecernos tan preocupantes por ahora, ellas pueden, si dejamos sin corregirlas durante un determinado tiempo, tener consecuencias muy serias. Cuando se ensancha la brecha entre la cantidad apropiada y el tipo de energía que nuestros sistemas necesitan y lo que nosotros realmente estamos recibiendo, es cuando nos enfermamos y obviamente, los grandes desequilibrios que provocan una enfermedad grave, son mucho más difíciles de corregir que los pequeños.

Desafortunadamente, es únicamente una enfermedad seria lo que conduce a que las personas despierten y se percaten de que sus vidas están fuera de equilibrio.

No permitas que esto te pase a ti.

Empieza ahora por examinar el equilibrio de tu vida entera. En mi práctica, siempre veo las mismas cuatro razones fundamentales de por qué los sistemas de energía de mis pacientes se han desequilibrado: la incapacidad para contactar con sus emociones, hábitos de sueño inadecuados, falta de ejercicio apropiado y una dieta generalmente muy alejada de lo que sería una dieta adecuada.

Un estilo de vida energéticamente equilibrado se basa en un simple sentido común. Esto significa que se debe hacer todo con moderación. Y así para equilibrar tu energía vital, tienes que reequilibrar la forma en que piensas y vives, aplicando el concepto del Yin y Yang a cada aspecto de tu vida. Así como el día coexiste en equilibrio con la noche, así es la actividad con el sueño, la dieta con el ejercicio, y así sucesivamente.

Teniendo el cuidado apropiado, continuo y atento, los desequilibrios de energía menores pueden ser corregidos totalmente de manera sustancial.

1. Destina por lo menos quince minutos tranquilos al día que sean exclusivamente tuyos.

2. Tienes que hacer ejercicio. No es una opción. Es una necesidad para tener una vida equilibrada.

3. Si nunca has hecho ejercicio y de repente te embarcas en un programa demasiado ambicioso de ejercicio, esto podría hacerte más mal que bien. Tampoco puedes dejar de ejercitarte durante semanas o meses y después trabajar vigorosamente un día durante tres horas en un esfuerzo por "recuperar" el tiempo perdido.

4. Es mejor ejercitarte cada día durante sólo diez minutos que hacer de repente ejercicio intenso durante unas horas, unas pocas veces por mes.

5. Duerme lo suficiente de acuerdo a tus necesidades personales. El dormir demasiado agota tu energía y es un ejemplo de "más es menos". Los poderes curativos del sueño sólo son eficaces cuando están equilibrados.

6. Aliméntate con una dieta energéticamente equilibrada y sólo come cuando tengas hambre y detente cuando sientas que has consumido bastante. Recuerda siempre que el secreto para una vida llena de salud y felicidad, una vida plena con el máximo de energía, no necesariamente se consigue por hacer más ejercicio o por comer más o dormir más o por hacer más de todo, sino por mantener todas estas cosas de tu vida en equilibrio.

De hecho, es imposible separar un desequilibrio de energía interna de un desequilibrio de estilo de vida externo o incluso determinar que sucedió primero. Y mientras es verdad que todos los sistemas de energía son básicamente iguales cuando están equilibrados, el cómo y el por qué se desequilibran varía en mayor o menor grado de persona a persona.

La salud a largo plazo y tu felicidad, -dice el Dr. Chin-, sólo estarán seguras cuando tu vida entera esté en equilibrio pues los desequilibrios de energía interna generalmente son el resultado de un estilo de vida desequilibrado.

Así que ¿Para qué esperar que llegue una enfermedad? Mejor desde ahora,
¡Equilibra tu Vida!