¿A dónde va la Basura Electrónica?

Tal vez usted se ha dado cuenta que cada vez producimos en cada hogar y oficina más basura electrónica que nunca: teléfonos fijos, celulares, impresoras, computadoras, equipos de sonido, radios e innumerables aparatos que dejan de funcionar o se vuelven obsoletos y se desechan porque ya no sirven o porque simplemente compramos el modelo más "nuevo".

Seguramente este fenómeno antes no se presentaba, porque los aparatos eléctricos eran caros, además que eran verdaderamente durables y las personas conservábamos por años los que teníamos hasta que de plano no tenían reparación.

En la actualidad, la basura electrónica, en la que se incluyen las pilas o baterías, constituye una verdadera amenaza al planeta porque estos desechos están sumando toneladas y porque el plomo, cromo, cobalto, mercurio y otros metales pesados que contienen son altamente tóxicos para nuestra tierra y agua.

Debemos ser conscientes de que esta basura electrónica debemos desecharla en los lugares apropiados, que son puntos destinados para reunir estos artefactos, en donde les darán el destino menos contaminante para la existencia del planeta.

Otra forma de contribuir a generar menos basura electrónica, es utilizar por un tiempo más prolongado nuestros aparatos, así como pedir a las autoridades que destinen puntos donde podamos depositar esta basura para evitar tirarla con la basura o desechos cotidianos.

Aportemos nuestro granito de arena para ayudar a salvar a nuestro planeta de la contaminación.