Los Valiosos Nutrientes Indispensables en los Frutos Secos

Los frutos secos pueden convertirse en uno de los principales aliados de la nutrición a la hora de obtener grasas de origen no animal, que además disponen de excelentes propiedades cardiosaludables. Se trata de semillas oleaginosas conocidas como frutos secos por su cáscara dura.

Los más consumidos son las nueces, los piñones, las semillas de calabaza y girasol, las almendras, las avellanas, los cacahuates y los pistaches, todos ellos con un alto contenido en agua, fibra, minerales, sobre todo, fósforo, y aceites vegetales.

Contenido nutricional:

Por su importante cantidad de proteína vegetal, constituyen productos fundamentales para el vegetariano, ya que puede recurrir a ellos a la hora de suprimir los alimentos de origen animal, ricos en proteínas.

La grasa poliinsaturada que posee este tipo de alimentos constituye una fuente de energía primordial, a veces incluso más potente que la de la carne. Eso implica, a su vez, que poseen un importante valor calórico que hace que muchas personas los eviten por miedo a engordar.

Un consumo moderado no sólo garantiza una dieta equilibrada, sino que aseguramos una buena cantidad de nutrientes beneficiosos para la salud. Respecto a las proteínas, las nueces y las almendras son los frutos secos que poseen mayor contenido de este tipo de nutrientes, incluso más que los huevos.

Los frutos secos poseen un rico contenido en minerales que el cuerpo absorbe rápidamente, y recibiendo elementos tan beneficiosos como el fósforo, el potasio, el calcio, el hierro y el magnesio -las almendras, por ejemplo, son muy ricas en magnesio y ya se sabe que el magnesio es un oligoelemento indispensable para una buena salud.

Aparte es muy buena la cantidad de fibra que contienen, esencial para favorecer el tránsito intestinal.

Para finalizar, es necesario insistir en que siempre es mejor consumir los frutos secos crudos, ya que los ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6 que poseen, muy importantes para controlar los niveles de colesterol, desaparecen si se fríen o se tuestan.

Sus usos en la cocina:

Muchas personas consideran los frutos secos como un excelente aperitivo o como botana, pero su potencial en la cocina va mucho más allá.

Una ensalada con pasas, piñones y nueces puede convertirse en un auténtico regalo para los sentidos.

También se pueden incorporar a los guisos de verduras, dándoles un mayor contenido alimenticio.

Se pueden agregar al arroz o a la pasta para darles un toque diferente. Se pueden incorporar molidos en sopas, cremas y salsas. Hay una salsa de chile deliciosa que se prepara con cacahuate.

Y los postres, sin duda alguna, pueden ser enriquecidos por el sabor y por los nutrientes de las nueces, almendras, etc.