La Subluxación de la Primera Vértebra Cervical y la Hipertensión

La revista científica Journal of Human Hypertension publicó en 2007 un estudio clínico realizado con pacientes hipertensos a quienes se les redujo su presión arterial de manera importante, con el uso de un tratamiento quiropráctico, sin utilizar medicamento.

Este estudio proviene del Centro de Hipertensión de Rush University en Chicago en donde encontraron que el ajuste quiropráctico de la primera vértebra cervical, el atlas, para corregir su mala posición y función deficiente, puede reducir de manera significativa la presión arterial en pacientes con hipertensión de fase Uno.

El director del Centro de Hipertensión y principal investigador, el profesor George Bakris, declaró durante una entrevista que la técnica quiropráctica estudiada "tiene el efecto de, no uno sino, dos medicamentos hipotensores administrados conjuntamente. Y parece no tener efectos adversos. No vimos ningún efecto secundario ni problema alguno". "Cuando el técnico me trajo los datos, de verdad no lo creía. Era demasiado bueno para ser verdad," continua Bakris, pero verifiqué la información varias veces hasta que me convencí."

En el estudio participaron 50 pacientes con hipertensión leve. Se repartieron en dos grupos: 25 para el grupo control y 25 para el grupo de tratamiento. Ninguno de los participantes estaba tomando medicación para bajar la presión. A los del grupo experimental se les trató con una técnica quiropráctica que se basa en alinear la posición del atlas (la primera vértebra cervical). A los del grupo control se les aplicó un tratamiento falso indistinguible del auténtico. Los pacientes no sabían a qué grupo pertenecían. Fueron tratados una vez por semana durante 8 semanas. Al final del estudio se demostró que en el grupo de tratamiento hubo una reducción media, en comparación con el grupo de control, de 14 mm Hg. en la tensión sistólica (la primera cifra) y de 8 mm Hg en la diastólica (la segunda cifra).

Todos los pacientes que participaron en este estudio fueron examinados previamente para ver si tenían subluxación del atlas. Los que no tenían, fueron excluídos. Este estudio demuestra, NO que el tratamiento quiropráctico puede curar hipertensión, sino que la subluxación del atlas puede causar hipertensión, y con la corrección de esa subluxación, se normaliza la tensión. Por supuesto hay otras causas de hipertensión, y no se van a eliminar con el mismo tratamiento. Como con cualquier problema, se debe encontrar la causa del síntoma y corregirla, no simplemente eliminar o enmascarar el síntoma. Si la causa es una subluxación, el tratamiento deberá ser dirigido a corregir esa subluxación.

Los lectores que les interese leer más sobre este tema, lo pueden hacer (en inglés) en estos sitios de Internet.

* http://www.nature.com/jhh/journal/v21/n5/abs/1002133a.html ** http://www.webmd.com/hypertension-high-blood-pressure/news/20070316/chiropractic-cuts-blood-pressure