Poderes Constructivos de las Glándulas Endócrinas

Las fuerzas constructivas del cuerpo y el alma nos llegan a través de las glándulas endocrinas y sus hormonas, cuya historia no es otra que el desenvolvimiento de la raza humana hasta que el hombre haya alcanzado la perfección.

Sabemos que el sistema nervioso controla el funcionamiento de nuestro cuerpo. Sin embargo existe otro sistema olvidado, el sistema endócrino, formado por las glándulas de secreción interna de hormonas, encargado de mantener el equilibrio químico necesario para que éste funcione correctamente.

En el cuerpo físico, las sustancias que segregan las glándulas endócrinas se encargan de mantener los niveles de calcio, azúcar, agua y sal en el cuerpo. Influyen en el crecimiento y regulan el sueño y la temperatura entre muchas otras cosas y mantienen el cuerpo funcionando, al verter en el torrente sanguíneo las hormonas, mensajeros químicos, que van a los tejidos y órganos en el momento en que se necesita.

Las glándulas endocrinas tienen un sistema inteligente de autocontrol que monitorea los niveles hormonales presentes en la sangre. Cuando una glándula secreta más hormonas de las que necesita el cuerpo, el sistema endocrino la desconecta o disminuye su ritmo. Al revés, cuando el cuerpo requiere que la glándula acelere su funcionamiento, el sistema la conecta o acelera.

La glándula del esfuerzo continuo La glándula maestra del cuerpo es la hipófisis o pituitaria, que actúa directa e indirectamente sobre el organismo, produciendo hormonas que estimulan a las otras glándulas para que generen sus propias hormonas.

Esta glándula es la encargada de controlar la debida absorción de alimentos, los sentidos del gusto y del olfato, regular el crecimiento del cuerpo, la periodicidad del sueño y el poder mental. Cuando se retarda su crecimiento, se generan desordenes mentales y morales. Cuando está activa, produce viveza e insomnio. Cansada produce sueño, inactividad y pesadez general. El alcohol, mata a la pituitaria.



La luz interna que refleja la luz externa Otra glándula muy importante es la Pineal, encargada de controlar la reacción a la luz, la pigmentación, el crecimiento del cerebro, la madurez sexual y también es el puente de comunicación entre los planos superiores de conciencia y el plano físico donde nos expresamos. Es el llamado tercer ojo. Ayuda a mantener en inacción la sexualidad en el niño y el proceso de desarrollo de las funciones sexuales después de la pubertad.

En la actualidad, se consideran las siguientes glándulas como las más importantes:



Tiroides

Es la encargada de controlar y regular la formación de Yodo para el hígado y suprarrenales, Es el órgano de la emoción y por lo tanto, la calma y serenidad. Es la gran generadora-productora de energía, el eslabón entre las gónadas y el cerebro y es influída por la excitación sexual. Promueve la acción de las suprarrenales.

La tiroides mantiene el contenido de yodo en la sangre en la misma proporción que lo está en el mar (1 gota por cada 4 barriles de sangre o agua de mar). Una buena dentadura denota una buena actividad tiroidea. Una piel seca y escamosa, significa actividad deficiente. Su actuación normal, hace que la vida valga la pena.

Suprarrenales

Estas son las encargadas de controlar el movimiento y el mecanismo para producir el ritmo del movimiento.

Son las encargadas de las reacciones de combate del hombre "pelear o huir" que dan la energía a los músculos del cuerpo. Están constituidas por una corteza exterior llena de médula en su interior donde se produce la adrenalina. Obtiene su energía del yodo que produce la tiroides.

Se puede estimular con la alegría, el amor, la esperanza y otras emociones inspiradoras, porque liberarán las endocrinas, dándoles oportunidad de hacer su trabajo constructivo en forma armoniosa. Nuestros odios, celos, temores, lucha por riqueza, supersticiones, reclaman y consumen mucha adrenalina, hasta llegar a un punto en el que las glándulas se agotan y entonces nos sorprendemos que tantas personas mueran de cáncer, del corazón, diabetes y otras enfermedades que provienen de la disminución de la resistencia física.

Gónadas

Son las encargadas del centro reproductor y el poder creador. Son las glándulas generadoras, reproductivas y de fuerza creadora. Los testículos regulan el calcio en los huesos y tienen el semen como secreción externa, portadora del espermatozoide que se acumula en la próstata, que tiene influencia sobre el sistema nervioso, porque cuando se inflama, el hombre se torna irritado, desalentado. La secreción interna de la corteza de los testículos es la fuerza que da energía al varón y lo hace realmente masculino.

Timo

Encargada de controlar la restricción de las gónadas en los niños, es una glándula que domina el crecimiento del niño antes de la pubertad y hasta los 11-14 años, donde comienza su lenta involución-regresión continua por toda la vida, e inhibe la actividad de los testículos.

En todas las enfermedades hay deficiencia en las glándulas endocrinas. Las más perniciosas influencias sobre el sistema glandular son: alcohol, tabaco, comer en exceso, y todas las sustancias químicas contenidas en los medicamentos y en los aditivos, colorantes, saborizantes y endulzantes que se utilizan en la industria de los alimentos.