Naturismo: un Punto de Vista Diferente

Seguramente usted como muchas personas piensa de la enfermedad como una molestia y un problema que viene a trastornarle su vida puesto que le impide trabajar, divertirse y hacer su vida normal. Por tanto, lo primero que se le ocurre hacer, es correr al médico para que le "quite" esa molestia y poder seguir comiendo, bebiendo y disfrutando de la vida y de su familia y amigos.

Desafortunadamente, en la actualidad ese punto de vista es el aceptado por la mayoría de las personas, pues durante años se ha culpado y temido a los microbios, ya sean bacterias, parásitos, hongos o virus y un sin fin de "agentes" como el polen, los pelos de los animales, el polvo de la calle, los ácaros, entre otros.

No es de extrañar entonces, que la solución que se busca para librarnos de la enfermedad, sea atacar a como de lugar a los microbios invasores con antibióticos, antivirales, medicamentos, etc.

En el Naturismo, por el contrario, el punto de vista es que los síntomas son tan solo la señal de alerta que el cuerpo nos envía para informarnos de que algo no anda bien y que nuestro organismo está buscando la forma de solucionar el problema o adaptarse a la situación de desequilibrio que se ha producido.

Es importante resaltar que nuestro organismo no recurrirá a "matar" o a destruir nada, simplemente buscará la forma de tratar de expulsar aquello que le está haciendo daño y con nuestra ayuda, pronto encontrará nuevamente su equilibrio normal.

Fases del Tratamiento Naturista
Cuando se recomienda un tratamiento de medicina natural, nunca se reprimirán los síntomas como primera medida, siempre se recurrirá a depurar el cuerpo con terapias basadas en dietas de eliminación, (jugos y licuados) el uso de hierbas o plantas (fitoterapia), el uso del agua (hidroterapia), limpieza o hidroterapia del colon, y en algunos casos, terapias como la homeopatía o suplementos nutricionales para tratar de eliminar o expulsar del cuerpo los desechos que han provocado los molestos síntomas.

Como segunda fase del tratamiento naturista, se recurrirá a reforzar los recursos del organismo para que por sí mismo pueda expulsar y hacer una limpieza de los tejidos para devolver la salud. Casi siempre, en esta etapa ya se han eliminado los molestos síntomas.

En la tercera etapa del tratamiento naturista, se buscará que el cuerpo recupere naturalmente las funciones de los órganos que habían enfermado, ayudándole igualmente con los recursos que hemos mencionado.

Crisis Curativa
Con frecuencia, en la curación naturista se presenta lo que se ha llamado "crisis curativa", que es cuando el cuerpo ha llegado a un nivel de fortalecimiento, que por sí solo comienza a hacer una depuración de los tejidos y órganos y parece que reviven antiguos síntomas. Es importante resaltar que estas crisis curativas, suelen ser de muy corta duración tal vez unas horas, y que es necesario permitirlas para que el cuerpo salga fortalecido y recupere totalmente la salud.

El cuerpo necesita nuestra ayuda para sanarse, cuando le estimulamos sutilmente con la nutrición, fitoterapia, desintoxicación y con los elementos de la naturaleza como el agua, la arcilla o reacciones de calor o frío, estamos buscando que utilice los recursos o funciones fisiológicas naturales de que dispone para sanar.

A diferencia de los tratamientos con medicamentos en que los estímulos químicos son tan fuertes y exagerados, que inhiben la capacidad de reaccionar y de autocuración que posee el organismo, provocando en muchos casos un círculo vicioso, por los efectos secundarios de muchos productos farmacéuticos, que confunden, provocando que el estado de enfermedad se prolongue hasta que se le permita al cuerpo hacer su propia labor de curación natural.