Riesgo de Tumores con el Uso del Celular

Seguramente usted ya había escuchado la vieja polémica que se desató hace algunos años, en la que se discutía el posible riesgo de desarrollar tumores cerebrales debido a la radiación emitida por la batería del teléfono celular.

En estudios científicos recién publicados este año 2009, ya se habla de la relación entre el uso del teléfono celular y el cáncer cerebral, de las glándulas salivales, trastornos del comportamiento, migrañas, vértigo, etc., y en estos nuevos estudios se advierte que el uso de un teléfono celular por más de 10 años o más puede producir un serio impacto en la salud de quien lo usa.

Se cree que el aumento de tumores cerebrales como el glioma y el neuroma acústico, se debe al aumento del uso de los teléfonos celulares, pues se presentan con mayor frecuencia del ?lado? que la persona utiliza su celular.

En especial los niños tienen mayor riesgo de sufrir por la radiación electromagnética frecuente en sus cabezas y se cree que a menor tamaño del cráneo, mayor es el daño recibido.

Con este fundamento el Parlamento Europeo ha enviado una resolución, urgiendo a los países miembros a disminuir los límites de radiación de los teléfonos celulares de sus respectivas naciones.

En Dinamarca se ha disparado el riesgo de presentar trastornos emocionales e hiperactividad en los niños, así como en los niños de las madres que durante la gestación utilizan con frecuencia su celular.

Este grave riesgo es otro de los problemas que nos presenta la modernidad, pues se calcula que dos terceras de la población mundial utiliza diariamente teléfonos celulares y sólo en Estados Unidos un 87% de su población se comunica por celular.

Los fabricantes de teléfonos han sido conminados a mostrar la tasa específica de absorción de radiaciones de cada modelo de celulares, ya sea en el manual del usuario del aparato o por lo menos en su página de internet.

Si usted utiliza un teléfono celular con frecuencia, procure separarlo de su cuerpo mientras habla. Utilice audífonos, micrófono u otro adminículo que lo separe del aparato. Limite el uso de su celular tanto como le sea posible y sobre todo, no permita que los niños tengan su propio celular. Estas y otras recomendaciones son la mejor forma de disminuir el riesgo, si no decide dejar de usar su celular por pura precaución.