Principios del Buen Dormir

Nuestros padres y abuelos dormían en promedio nueve horas por noche. Hoy en día, muchos de nosotros batallamos para dormir tan sólo siete horas sin interrupción. Ya sea por la constante sobre estimulación, las largas horas de trabajo y la gran carga de información que recibimos día a día, que no nos permiten descansar y nos mantienen permanentemente exhaustos.

Para volvernos a sintonizar otra vez con un ritmo de vida más natural, debemos integrar los Principios del Buen Dormir en nuestro estilo de vida para que desaparezcan los síntomas típicos de la falta de sueño:

? Mala memoria,
? Comezón,
? Dolores de cabeza,
? Tensión en el cuello y en la espalda,
? Falta de concentración.



Ya casi consideramos estos síntomas como normales, ¿verdad? Y casi podríamos creer que son parte de los tiempos modernos, pero si no vemos la inmediata ?causa y efecto?, no veremos tampoco el riesgo que estamos corriendo. Desafortunadamente, es cuando estos síntomas se vuelven persistentes y comienzan a afectar seriamente la calidad de nuestra vida, que nos damos cuenta que no dormimos bien.

Literalmente necesitamos darnos cuenta de que la falta de sueño nos está afectando y que el resultado es una pobre calidad de vida, y si usted considera que es importante el riesgo de desarrollar una enfermedad degenerativa, generar un tumor canceroso o volverse obeso, vale la pena mejorar este renglón de nuestra vida.

Coma de acuerdo a su tipo metabólico.



Lo anterior, significa que debemos mantener los niveles de azúcar de nuestro cuerpo en niveles constantes durante la noche. Es preferible una cena ligera temprano, que una gran cena tarde en la noche. También es importante el tipo de alimentos, evite las grasas y las comidas abundantes.

Haga Ejercicio de diario.

El ejercicio o la actividad física durante el día, generalmente nos ayudan a dormir mejor durante la noche. Es mejor evitar hacer mucho ejercicio, especialmente de tipo cardiovascular, ya tarde en la noche pues esto eleva los niveles de cortisol en la sangre y nos dificulta conciliar el sueño.

Minimice la exposición a luces brillantes.



La brillantez de las luces tanto de la habitación como de la computadora y pantallas de televisión, sobreestimulan el cerebro y le convencen de que es de día. Si tiene manera de poner luces indirectas o bajar la intensidad de sus luces, hágalo dos horas antes de dormir. Otra forma de disminuir la luz es utilizar focos de menor intensidad.

Duerma en una habitación completamente obscura.



Vale la pena hacerlo, particularmente si vive en un sector de la ciudad muy activo. Una buena regla para saber si está suficientemente obscuro, es poder ver su mano en la obscuridad: si puede verla, es que hay demasiada luz. Teniendo esto en mente vale la pena invertir en cortinas que bloqueen completamente el paso de la luz.

Evite estimulantes después de las 12 del día.



Lo mejor es evitar los estimulantes como el café, el azúcar y cigarrillos en la tarde y en la noche. La cafeína en particular surte sus efectos durante seis horas, así que es muy probable que la taza de café que se tomó a las 6 de la tarde, todavía ande circulando por su sangre cuando se va a dormir.

Tome mucha agua.



Si está deshidratado, lo que es muy común, su cuerpo producirá hormonas del estrés, que lo mantendrán despierto.



Duérmase a más tardar a las 10:30pm.



No estamos hablando que se acueste a las 10:30, más bien significa que para las 10 y media usted ya deberá estar dormido. El cuerpo comienza a producir más hormonas de reparación y crecimiento de las 6 de la tarde en adelante, a las 10 de la noche, comienza la reparación física y a las 2 am, inicia la reparación psicológica. Para que esto suceda y sea efectivo, usted debe estar profundamente dormido.

Desconecte los aparatos eléctricos de su habitación durante la noche.



Los aparatos eléctricos, por lo general, estimulan el cuerpo y el cerebro, ya sea por iluminación, calor u ondas de radiación. De ser posible evite en la recámara laptops, celulares, televisión y radio-reloj luminoso. Si no puede retirarlos, desconéctelos.

Remedios Herbolarios.



Los remedios herbolarios son muy populares entre quienes padecen insomnio y desean evitar la toxicidad de los medicamentos para dormir. La raíz de Valeriana y el aceite de Lavanda valen la pena ser probados durante un corto tiempo. Es importante remarcar que este tipo de remedios pueden convertirse en adicción psicológica. Un té o cápsulas de flores blancas como Azahar, Tila, Valeriana, Manzanilla, Melissa, Pasiflora son excelentes para relajarnos e inducir el sueño. Puede también adquirir en la tienda naturista cápsulas de Melatonina.

Si las medidas anotadas no le funcionan, es importante checar desequilibrios hormonales, parásitos intestinales o altos niveles de toxicidad, que son causa de trastornos en los patrones del sueño. Considere buscar un profesional de la salud que le indique cómo desintoxicar el colon, hígado y vesícula biliar.

Si le funcionan las medidas anotadas arriba, le deseamos que tenga ¡Felices sueños!