Anemia por Falta de Hierro

Uno de los trastornos más comunes de la sangre es la anemia que se describe como la falta de glóbulos rojos o hemoglobina y es el resultado de una deficiencia nutricional en el cuerpo.

Los glóbulos rojos son los vehículos encargados de transportar el oxígeno a los diferentes tejidos del cuerpo, por eso, cuando hay menos glóbulos rojos, la capacidad de la sangre para llevar el oxígeno se vuelve deficiente.

Quienes sufren anemia, perciben adormecimiento, sensación de hormigueo, depresión, irritabilidad, cansancio, sueño y falta de memoria. Sin embargo, los síntomas pueden variar y acentuarse de acuerdo a la gravedad del trastorno.

Algunos de los recursos que podemos recurrir en caso de sufrir anemia de este tipo son los siguientes:

Llevar una dieta equilibrada en la que no falte el consumo de cereales, arroz, productos lácteos, (yogurt, leche, queso) frijoles, huevos, frutas y verduras.

Los vegetales de hoja verde como las espinacas y el brócoli aportan hierro, lo mismo que el betabel, las frutas deshidratadas, salvado de trigo, arroz integral, lentejas, las pasas y ciruelas pasas, así como la uva roja se recomiendan en caso de anemia.

Si se sufre de anemia con frecuencia, se recomienda cocinar en sartenes de fierro.

Las manzanas rojas aportan hierro cuando se consumen con todo y cáscara. Trate de comer dos o tres manzanas diarias para curar una anemia.

El consumo de frutas cítricas como el limón, la naranja, toronja, mandarina o guayaba aportan vitamina C que es necesaria para que el intestino absorba adecuadamente el hierro de los alimentos.

El diente de león es una hierba que aporta hierro. Añada unas hojas al jugo verde cotidiano.

Beber diariamente un licuado de plátano con un puñado de dátiles es un excelente remedio contra la anemia.

Un vaso de jugo de manzana natural o un vaso de jugo de tomate.

Por último, trate de usar el piloncillo (molasas) para endulzar bebidas o como postre por su gran aporte de hierro.