Dieta Depurativa y Desintoxicante para el Otoño

El cambio de estación invita a iniciar una dieta depurativa y desintoxicante, para vivir el otoño con más energía y bienestar.

Cuando le damos la oportunidad a nuestro organismo para desintoxicarse, estamos aceptando en primer lugar, que estamos intoxicados.

La intoxicación del cuerpo sucede por la contaminación a la que estamos expuestos propiciada por el medio ambiente, por los procesos y desechos industriales que respiramos diariamente. Por su parte, los alimentos y bebidas que tomamos, más los medicamentos que introducimos en nuestro cuerpo hacen su parte para contribuir a la intoxicación de nuestros órganos.

Aquellas toxinas que aunque nos parezcan inocuas, son los componentes de los productos alimenticios industriales, que aunque en cantidades mínimas, poco a poco contribuyen a este envenenamiento cotidiano, son los colorantes, aditivos, conservadores y aromatizantes que se utilizan en su preparación.

Otras sustancias que también se comportan como tóxicos, son aquellas substancias en estado gaseoso que flotan en el medio ambiente derivados de la actividad industrial y los desechos de la combustión de los hidrocarburos, solo basta observar a simple vista la “nata” de contaminación que se eleva sobre los núcleos urbanos.

Otros elementos que contribuyen a este estado de intoxicación, son las de índole relativa que actúan por acumulación y sobrecarga y que son aquellos alimentos con escasos elementos nutricionales, que al consumirse diariamente, provocan un estado de carencia.

Como la capacidad de nuestro cuerpo para degradar y eliminar los residuos dañinos de cualquier tipo, depende de la fortaleza de los órganos y sistemas responsables de limpiar las impurezas y desechos orgánicos, como el hígado, riñones, piel y pulmones, así como la sangre, la linfa y el sistema inmunológico. Por eso cuando se inicia un proceso de depuración del organismo, se comienza por ayudar a los órganos eliminadores a realizar su función.

Además de limpiar el aparato digestivo y la sangre con el consumo de frutas propias de la estación, que son de fácil asimilación y no dejan residuos, las actividades del organismo mejoran y la salud se beneficia poco a poco.

Cuando se decide a hacer una dieta depurativa y desintoxicante, se inicia por hacer dos o tres días de ayuno con jugos para darle oportunidad al cuerpo de desechar las toxinas acumuladas en los órganos, favorecer la diuresis y el aporte de energía a las células.

Las frutas que mejor favorecen estos procesos son las uvas, piña, sandía, pera, tamarindo, manzana, papaya. No debe olvidarse beber agua pura durante todo el día para ayudar a disolver con mayor rapidez las toxinas para su mejor expulsión.

Los siguientes días se continuará con una dieta completamente natural, libre de productos animales, grasas y químicos que inmediatamente dejará sentir sus efectos benéficos en la salud del cuerpo. Esta dieta debe complementarse con infusiones depuradoras preparadas con hierbas como la Cola de Caballo la yerbabuena y la Manzanilla.